1 de marzo de 2014 / 11:39 p.m.

Buenos Aires.- La presidenta argentina Cristina Fernández presumió hoy, en su séptimo informe de gobierno, la estabilidad económica lograda en la última década, celebró la expropiación de la petrolera YPF y defendió un acuerdo con Irán.

La mandataria expuso su informe anual sobre el estado de la Nación durante dos horas y 45 minutos en el Parlamento, al inaugurar el 132 periodo ordinario de sesiones.

En la primera parte de su discurso, Fernández aclaró que en realidad este sería el décimo primer mensaje de un modelo económico, que su fallecido esposo y antecesor, Néstor Kirchner, comenzó en 2003.

Vestida de blanco, en contraste con el negro luctuoso que utilizó durante tres años desde la muerte de Kirchner, la presidenta afirmó que en la última década, Argentina tuvo el periodo de crecimiento económico con inclusión social más importante de su historia.

De 2003 a la fecha, recordó, se crearon seis millones de empleos y Argentina alcanzó el salario mínimo más alto de América Latina, además de que el desempleo se redujo de 24 a 6.4 por ciento, y la pobreza de 54 a menos de seis por ciento.

Enfatizó que Argentina es el país que más ha reducido la deuda en el mundo, que hoy representa apenas 10 por ciento del Producto Interno Bruto (PIB), pese a ocho corridas cambiaras que ha sufrido su gobierno y que hicieron perder al país 60 mil millones de dólares.

Por otra parte, vaticinó que la renacionalización de la petrolera YPF, cuya expropiación quedó sellada esta semana con un acuerdo con la firma española Repsol, permitirá que Argentina recupere el autoabastecimiento energético.

Confió también en que se conseguirán las inversiones para aprovechar las condiciones que ubican a Argentina como la segunda reserva mayor de gas natural y una de las mayores reservas de petróleo.

“Con la recuperación de YPF vamos al autoabastecimiento definitivo”, añadió, al felicitar a su ministro de Economía, Axel Kicillof, por lograr un acuerdo que permitirá que Argentina pague a Repsol cinco mil millones de dólares con bonos y a un plazo de 10 años.

El convenio es exitoso, precisó la mandataria, porque en un principio Repsol exigía 15 mil millones de dólares, y luego bajó la cifra a 10 mil millones de dólares, pero mediante una demanda internacional que finalmente ya no se llevará a cabo.

La presidenta reconoció en otro tramo de su discurso el retraso del acuerdo que Argentina firmó con Irán a principios del año pasado para acelerar la investigación por el ataque terrorista sufrido en 1994 en la Asociación Mutual Israelita Argentina (AMIA).

Sin embargo, advirtió que sólo cancelará ese acuerdo cuando la oposición o las organizaciones judías le presenten una alternativa basada en el derecho internacional que permita interrogar a los sospechosos iraníes que se refugian en su país de origen.

ARGENTINA