NOTIMEX
3 de junio de 2016 / 01:26 p.m.

Nueva York.- El precandidato republicano a la presidencia de Estados Unidos, Donald Trump, descalificó al juez Gonzalo Curiel, encargado de un caso civil por fraude contra la Universidad Trump, por el origen mexicano de su familia.

En una entrevista publicada este viernes por el diario The Wall Street Journal, el republicano afirmó que el juez Curiel, quien preside el caso civil por fraude en contra de la Universidad Trump, tiene “un absoluto conflicto de interés” por lo que no podría continuar en el juicio.

Trump indicó que el conflicto deriva de la “herencia mexicana” de Curiel, nacido en el estado de Indiana de una familia de origen mexicano, y debido a que es miembro de una asociación de abogados latinos.

Explicó que la ascendencia nacional de Curiel es relevante porque “voy a construir un muro (en la frontera con México). Y eso es un inherente conflicto de interés” de parte del magistrado.

Trump mencionó además que Curiel es “amigo” y antiguo colega de uno de los demandantes, pese a que esta persona, Jason Forge, explicó que nunca ha visto al juez de manera social a pesar de que ambos trabajaron alguna vez como fiscales federales.

El ataque del republicano contra Curiel continúa con la ofensiva que inició la semana pasada, cuando declaró en un acto de campaña que el juez era una persona que “odia a Donald Trump” y una “total desgracia”.

Curiel preside dos casos en una corte de San Diego que involucran demandas interpuestas por personas que aseguran que la llamada Universidad Trump los engañó al prometer educarlos sobre la industria de los bienes raíces luego de que los hiciera pagar “decenas de miles de dólares”.

Los ataques de parte de Trump fueron reprobados por varios académicos del derecho citados por el Journal, uno de los cuales afirmó que los comentarios no eran “apropiados en una democracia”.

El diario The New York Times publicó tras los iniciales ataques de Trump contra Curiel un editorial en el que opinaba que el republicano había cruzado una línea peligrosa, y que sus declaraciones representaban “una amenaza para el cuidadosamente equilibrado sistema político estadunidense”.