7 de octubre de 2013 / 08:50 p.m.

México.- El secretario de Trabajo y Fomento al Empleo del gobierno capitalino, Carlos Navarrete, criticó el llamado de Andrés Manuel López Obrador a no pagar impuestos, al considerar que ello agrandaría la brecha social y la marginación en el país, pues no habría recursos para brindar servicios públicos básicos.

Al comparecer ante comisiones de la Asamblea Legislativa del Distrito Federal (ALDF), se despidió de los legisladores y adelantó que el 15 de octubre dejará el cargo para buscar la dirigencia nacional del Partido de la Revolución Democrática (PRD).

Asimismo adelantó: "no pierdo la esperanza de ser presidente de mi partido, incluso por unidad".

Respecto a la convocatoria de López Obrador, opinó que con "la cultura del no pago de impuestos" se "deteriora el nivel de vida" y dichos recursos se requieren "para la obra y la inversión pública, en beneficio de todos".

"Pensar que con sólo una política de austeridad se arregla todo suena bonito, pero es totalmente inviable", debido a que "los gobiernos requieren tener ingresos mayores para satisfacer las demandas crecientes de presupuesto", advirtió.

En cuanto a su gestión en la Secretaría del Trabajo y el Fomento al Empleo, Navarrete Ruiz agradeció al jefe de Gobierno, Miguel Ángel Mancera, "por invitarme y darme esta oportunidad", al tiempo que afirmó que esa experiencia "me cambió la visión que tenía en muchas cosas de la ciudad".

"Voy a decir una frase polémica: se me despertó una simpatía por los trabajadores informales que no tenía antes de llegar aquí; son gente de trabajo, no hay que satanizarlos, son gente que a las cinco de la mañana ya están listos para salir a trabajar", respondió al diputado perredista Arturo Santana.

Sobre el particular, comentó que en la ciudad existe un millón 250 mil trabajadores informales que no cuentan con seguridad, "sin embargo aportan y trabajan para mantener a sus familias", y "me voy con un visión de simpatía hacia ellos", pues "no son criminales".

Destacó su gestión al frente de la dependencia al señalar que "saqué a la Secretaría de la penumbra y logré reestructurar sus programas más importantes", así como una mayor interacción con agrupaciones de trabajadores y empresariosEl funcionario local también reconoció que sigue pendiente otorgar seguridad social a los 38 mil trabajadores del gobierno capitalino, y pidió a la ALDF legislar para resolver esta problemática, cuya decisión sería un mandato para la administración local.

(Notimex)