AP
22 de abril de 2016 / 11:46 a.m.

Miami.- Cuba ajustó una norma que prohibía a los nacidos allí arribar a la isla por mar, lo que le permite a Carnival Corp. realizar el primer crucero desde Estados Unidos a la isla en medio siglo, anunciaron el viernes el gobierno cubano y la empresa con sede en Miami.

La compañía se había negado a vender pasajes a estadounidenses de origen cubano para el crucero previsto para zarpar el 1 de mayo, en cumplimiento de la norma cubana, lo cual dio lugar a propuestas y una demanda por discriminación. Luego la empresa dijo que vendería los pasajes pero no realizaría el crucero a menos que cambiara la norma cubana.

El viernes por la mañana, la prensa estatal cubana anunció que se modificaba la norma y el director general de Carnival, Arnold Donald, dijo en un comunicado que el crucero zarparía el 1 de mayo desde Miami. El Adonia, un buque de 704 pasajeros de la línea Adonia de Carnival, realizará el viaje inicial al que seguirán, según los planes, un crucero cada dos semanas.

Donald dijo que Carnival negoció el cambio en la norma cubana y en lo sucesivo sus cruceros y naves comerciales recibirán el mismo trato que los aviones, a los que ya se permitía transportar pasajeros de origen cubano.

"Este es un desenlace positivo y estamos sumamente complacidos", dijo Donald. "Hacemos llegar nuestro sincero agradecimiento a Cuba y a nuestro equipo que se esforzó tanto para que esto sucediera".

En La Habana, la prensa estatal cubana dijo que el cambio es parte de una modificación más amplia de las normas para eliminar muchas de las prohibiciones que pesaban sobre los cubanos que viajaban por mar. Estas prohibiciones se debían a los ataques de exiliados cubanos desde el mar en los primeros años de la revolución.

El gobierno cubano dijo que gente nacida en Cuba podrá viajar como pasajeros o tripulantes en buques mercantes o cruceros y más adelante podrán hacerlo a bordo de yates. El anuncio no menciona específicamente a los transbordadores.

Carnival había acatado la norma vigente anterior al negarse a vender pasajes a exiliados cubanos. Esto dio lugar a manifestaciones de cubano-estadounidenses frente a la sede de la empresa en Doral, críticas del secretario de Estado John Kerry y políticos locales y una demanda por discriminación ante los tribunales federales.

El alcalde de Miami-Dade, Carlos Giménez, un cubano-estadounidense que había criticado la norma, dijo que el presidente del directorio de Carnival, Micky Arison, lo llamó el viernes para informarle del acuerdo. Arison también es dueño del equipo de básquetbol de la NBA Miami Heat.

"Este cambio de la normativa era lo correcto, felicito al señor Arison y Carnival por sus esfuerzos en lo que es probablemente uno de los muy pocos casos en que una empresa ha negociado con éxito el cambio de una norma con el gobierno cubano", dijo en un comunicado.

A partir del 1 de mayo, el Fathom visitará los puertos de La Habana, Cienfuegos y Santiago de Cuba. Carnival dijo que los precios son desde 1.800 dólares por persona e incluyen una gama de actividades culturales y educativas, incluidas lecciones de español.

El crucero es uno de los muchos cambios en las relaciones cubano-estadounidenses desde que comenzó el deshielo a fines de 2014.

Carnival es la empresa de cruceros más grande del mundo, que opera 10 marcas con un centenar de buques que atracan en 700 puertos del mundo, según la empresa.