28 de abril de 2013 / 06:02 p.m.

Los jefes delegacionales en Álvaro Obregón, Iztapalapa y Tlalpan propondrán a la Sedesol instalar una mesa central para analizar la instalación del programa en la capital.

Ciudad de México • La Cruzada Nacional contra el Hambre que pretende aplicar el gobierno federal en la Ciudad de México es un "distractor" y "tomada de pelo", porque no se resuelve el problema de la pobreza a fondo, consideraron jefes delegacionales.

En conferencia de prensa, los delegados de Iztapalapa, Jesús Valencia; Álvaro Obregón, Leonel Luna, y Tlalpan, Maricela Contreras, informaron que las autoridades de la Secretaría de Desarrollo Social (Sedesol), que encabeza Rosario Robles, no han tenido contacto con ellos desde hace una semana que se realizó una reunión privada para hablar sobre el tema.

Por ello, propusieron realizar una mesa central de carácter político entre el jefe de Gobierno del Distrito Federal, Miguel Ángel Mancera, los delegados y Robles, la cual se deberá instalar entre el 6 y 10 de mayo que será la reunión con la titular de la Sedesol.

"La Cruza Nacional Contra el Hambre en la ciudad sólo abarca, según los datos que nos dio la propia secretaria, más o menos cien mil personas entre las cuatro delegacionales. De tal manera y comparado con los índices de marginalidad, es infinitamente menor lo que pretende la cruzada. De tal manera que desde mi punto de vista es un distractor, sino es que hasta una tomada de pelo del gobierno federal", expresó Valencia.

Por otra parte, el secretario de Gobierno, Héctor Serrano, manifestó su respaldo a los delegados y aseguró que la Cruzada Nacional contra el Hambre no se aplicará en el DF hasta que se determinen sus condiciones.

La jefa delegacional en Gustavo A. Madero, Nora Arias, no asistió a la reunión y en su representación acudió el titular de Participación Ciudadana.

SILVIA ARELLANO