29 de abril de 2013 / 02:10 p.m.

 El jefe delegacional de Iztapalapa, Jesús Valencia, afirmó que la Cruzada Nacional contra el Hambre es “una tomada de pelo y una trampa” porque en esa demarcación apoyarán a 50 mil personas, pero el número no corresponde con el de ciudadanos que deberían ser atendidos.

""La moneda está del lado de ellos"", consideró Valencia, por ello adelantó que esperará las condiciones necesarias para concluir el acuerdo, ya que, dijo, “no se ha firmado el convenio”.

En entrevista para MILENIO, el mandatario delegacional indicó que ""no podemos negar que entren los programas sociales"" a la demarcación, sin embargo, precisó que se necesita tener una mayor coordinación con ellos, como lo hacen otras entidades de la República Mexicana.

Detalló que tuvieron un contacto con la Secretaría de Desarrollo Social para llamar a una mesa de diálogo y así establecer la manera en que se coordinarán para llevar a cabo los programas sociales en la demarcación.

Señaló que estas mesas tendrán como fecha límite para establecerse hasta el 10 de mayo.

Redacción