14 de agosto de 2013 / 05:58 p.m.

México • La iniciativa de reforma energética de Enrique Peña Nieto lo único que busca es estrangular a Petróleos Mexicanos (Pemex), afirmó Cuauhtémoc Cárdenas, quien acusó al Presidente de utilizar falazmente la figura de Lázaro Cárdenas.

En entrevista con Azucena Uresti para MILENIO Radio, el fundador del PRD manifestó su rechazo rotundo a entregar la industria petrolera a intereses ajenos al país.

“Al eliminar a Pemex como el único organismo que maneja la industria nacionalizada y abrir la posibilidad a que haya otras entidades que también participen en competencia van simplemente a terminar con Pemex. Aquí de lo que se trata es de ahogar a Pemex y estrangularlo gradualmente”, aseguró.

Consideró que la propuesta de Peña Nieto “tiende a terminar en poco tiempo con Petróleos Mexicanos, a dejar el petróleo en manos de grupos privados y dejar el manejo en intereses que no son los del país”.

Respecto a lo dicho por el Presidente en el sentido de que su iniciativa retoma “palabra por palabra” lo establecido en el artículo 27 constitucional cuando lo promulgó Lázaro Cárdenas, el coordinador de Asuntos Internacionales del Gobierno del Distrito Federal acusó que se está utilizando “falazmente” a esa figura.

Dijo: “están utilizando falazmente la figura histórica de Lázaro Cárdenas... (la propuesta de Peña) va justamente en sentido contrario a lo que él (Cárdenas) pensó en el desarrollo de la industria petrolera.

“Estamos en un contexto distinto. No es lo mismo México 1938-1940 al México 2013. El pensamiento de Lázaro Cárdenas evolucionó con el tiempo. Él fue un firme opositor a los contratos de riesgo, muy similares a estos contratos de utilidad compartida”.

Por ello, externó un “no rotundo (a la reforma), porque tiende a entregar la industria petrolera a intereses ajenos al país y porque tiende a erosionar a Pemex”.

Mientras, Marcelo Ebrard, ex jefe de gobierno del DF, afirmó que la iniciativa de reforma energética del Presidente es una “reversión” a lo que se hizo a partir de 1938 en México.

En conferencia de prensa, opinó que con esta propuesta “es tanto como decirles a aquellas empresas extranjeras a las que se les nacionalizó hace más de 70 años ‘ya no podemos, vengan a salvarnos’. Y eso tendrá un enorme costo”.

Ebrard consideró que los cambios al artículo 27 constitucional, que suprime la prohibición de celebrar contratos de riesgo, son una manera de compartir la renta petrolera, que es algo muy incierto y desventajoso para el país.

Criticó también los cambios al artículo 28, que quita del listado de actividades exclusivas del Estado todo el campo energético, pues significa “que vamos a una privatización de la actividad económica en torno a toda la energía... Por eso es una reversión”.

Por ello, el hoy líder de la corriente Movimiento Progresista del PRD aseveró que este partido no debe avalar ninguna de estas reformas.

Además, adelantó que la próxima semana el PRD presentará su propuesta, en la que se mantiene la primacía y exclusividad del Estado, perspectiva desde la cual es posible modernizar Pemex sin necesidad de modificar la Constitución.

Estimó que es un “exceso y una falta de ética política” que Peña invoque a Lázaro Cárdenas.

"Que no engañen... y menos que invoquen al general Cárdenas. Eso me parece una falta de respeto a la historia y al pueblo de México", puntualizó.

Ebrard insistió en realizar un plebiscito nacional para que sean los ciudadanos quienes decidan si están a favor de la reforma presentada por el Ejecutivo.

Pidió a Jesús Zambrano, líder nacional del PRD, condicionar su permanencia en el Pacto por México. "Si ya estás ahí (en el Pacto) que exija el plebiscito y si no que se retire... que presenten la propuesta de plebiscito y a ver qué le dice. Si le dicen ‘no nos interesa’, entonces ¿para qué estamos en esa mesa si no nos hacen caso a lo que se propone?", cuestionó.

REDACCIÓN Y SILVIA ARELLANO