AP
26 de octubre de 2016 / 05:30 p.m.

BRENTWOOD.- Algunos adolescentes hispanos comenzaron a desaparecer el invierno pasado en Brentwood, un suburbio de clase trabajadora ubicada a 65 kilómetros (40 millas) al este de la ciudad de Nueva York.

Miguel García Morán, de 15 años, desapareció en febrero, Oscar Acosta, de 19 años, fue reportado desaparecido en mayo y José Peña Hernández, de 18 años, desapareció en junio.

Si la policía notó el patrón, no dijo nada públicamente hasta septiembre, luego que dos chicas de la secundaria Brentwood, de 15 y 16 años, murieron a golpes, en lo que investigadores sospechan que fue un ataque perpetrado por integrantes de la violenta pandilla MS-13.

Semanas después, todos los adolescentes fueron hallados. Sus restos estaban escondidos en áreas aisladas del pueblo, incluyendo el terreno de un centro psiquiátrico estatal, que está parcialmente abandonado.

Ahora, algunos activistas latinos de Long Island se preguntan por qué las autoridades no dieron la voz de alarma antes sobre la racha de desaparecidos. Un portavoz de la policía de Suffolk dice que la información que dan sobre cada caso varía, dependiendo de las circunstancias.

El comisionado de la policía del condado no ha dicho cuántos muchachos más podrían estar desaparecidos.

"Lo que nos quedó claro en los últimos meses, y ahora que se han encontrado los cadáveres tenemos evidencia, es que la policía no ha estado tomando los casos seriamente", dijo Walter Barrientos, líder de un grupo de activistas hispanos.