REUTERS
20 de noviembre de 2017 / 04:33 p.m.

CIUDAD DE MÉXICO.- Canadá y México no harán contrapropuestas a las demandas de Estados Unidos de fijar reglas más estrictas sobre el contenido automotor en el TLCAN sino que harán objeciones y abordarán a los negociadores estadounidenses con preguntas técnicas el lunes, dijeron personas familiarizadas con las conversaciones.

Las posturas ilustran el poco avance de los negociadores en la quinta de siete rondas planeadas para actualizar el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), de 23 años.

Fuentes con conocimiento de las conversaciones dijeron el domingo que se corre el riesgo de un estancamiento debido al rechazo de Canadá y México a las propuestas de Estados Unidos.

El gobierno del presidente estadounidense, Donald Trump, sorprendió el mes pasado a sus socios del TLCAN al demandar que el 50 por ciento del contenido de todos los automóviles fabricados en Norteamérica provenga de Estados Unidos y que el contenido regional de vehículos aumente al 85 por ciento desde el 62.5 por ciento actual.

Canadá dirá que la petición causaría un daño grave tanto a Estados Unidos como a la fabricación de autos de Norteamérica, dijo una fuente de Ottawa con conocimiento de las negociaciones.

Un funcionario de un país del TLCAN dijo que Estados Unidos estaba frustrado porque los canadienses no habían respondido a las propuestas principales presentadas por el gobierno de Trump.

En respuesta, la fuente canadiense dijo que "no vamos a presentar una contrapropuesta sobre algo que creemos que no es un inicio".

Trump quiere frenar el flujo de empleos del sector automotor estadounidense hacia México y revertir el déficit comercial de 64,000 millones de dólares con su vecino del sur.

El letargo de las conversaciones está alentando el temor a que Trump cumpla la promesa de sacar a Estados Unidos del TLCAN y a los pronósticos de daño económico que eso representaría.

En San Antonio, Texas, un funcionario estadounidense de alto nivel dijo a un panel del Senado que la administración de Trump quería rebalancear el gran déficit automotor con México.

Stephen Vaughn, consejero general de la oficina del representante comercial de Estados Unidos (USTR), dijo que dado que los autos producidos en Norteamérica calificaban para estatus libre de arancel bajo TLCAN "¿estamos asegurándonos de que Estados Unidos está obteniendo suficientes beneficios de esa producción para justificar esos privilegios?"


pjt