AP
16 de diciembre de 2016 / 01:40 p.m.

WASHINGTON.- Hillary Clinton aseguró que la intromisión del gobierno ruso en las elecciones le hizo perder la contienda por la Casa Blanca, diciendo que se trató de una estrategia de largo plazo por parte del presidente Vladimir Putin para desacreditar los principios fundamentales del gobierno estadounidense.

Durante una reunión con donantes realizada el jueves en la noche en la ciudad de Nueva York, Clinton dijo que Putin tiene una "afrenta personal" hacia ella y que esa sería una razón para entrometerse en la contienda. Haciendo eco de las acusaciones presentadas por la Casa Blanca, la demócrata sugirió que Putin estuvo involucrado personalmente en un esfuerzo por hackear al Comité Nacional Demócrata y a su principal asesor de campaña John Podesta.

"El mismo Vladimir Putin dirigió los ciberataques encubiertos contra nuestro sistema electoral, contra nuestra democracia, aparentemente porque tiene una afrenta personal contra mí", declaró. "Él está decidido no solo a anotar puntos en mi contra, sino también a minar nuestra democracia".

La ex secretaria de Estado atribuyó la venganza personal de Putin a las protestas que siguieron tras la acusación que ella hizo en 2011 de que las elecciones parlamentarias de Rusia fueron fraudulentas.

En una charla con partidarios realizada en fin de semana después de las elecciones, Clinton mencionó que una de las razones de su derrota fue una carta enviada por el director del FBI James Comey sobre caso del servidor privado que ella usó para enviar correos mientras era secretaria de Estado.

Después de semanas prácticamente fuera de la vista pública, Clinton y su equipo están tomando una postura más visible sobre el tema de Rusia. Podesta publicó el viernes una opinión en The Washington Post y el domingo estará en "Meet the Press" de la cadena NBC.

"Esto es parte de una larga estrategia para hacernos dudar de nosotros mismos y crear las circunstancias donde los estadounidenses consciente o inconscientemente comiencen a ceder sus libertades a un estado mucho más poderoso", dijo Clinton. "Este es un ataque contra nuestro país".

Sus declaraciones se conocen un día después de que el presidente Barack Obama prometió que Estados Unidos se desquitará con Moscú por la supuesta intromisión, una acusación que el Kremlin niega.

En una entrevista con NPR News trasmitida el viernes, Obama dijo que si cualquier gobierno trata de interferir en las elecciones estadounidenses, la nación debe actuar "y lo haremos en el momento y lugar que decidamos".