11 de febrero de 2013 / 12:55 a.m.

Ciudad de México • Napoleón Gómez Urrutia abrió la puerta de las empresas armadores automotrices de México a la United Steelworkers de Estados Unidos y Canadá a cambio de que le sigan brindando protección política que evite su extradición a territorio nacional para que responda por el presunto desvío de los 55 millones de dólares del fideicomiso minero, indicó la Cooperativa Veta de Plata.

En un comunicado los trabajadores de la cooperativa indicaron que la alianza del dirigente minero con los trabajadores acereros ha inhibido inversiones y provocado inestabilidad laboral al interior de armadoras como la Volkswagen de Puebla, la Honda de El Salto, la Ford de Hermosillo y la General Motors de Silao, además de que ha afectado empresas fabricantes de accesorios automotrices de Ciudad Acuña y Ramos Arizpe, Coahuila.

Indicaron que en estás industrias, el gremio ha intentado hacerse del control con miras a crear una sola organización gremial con los trabajadores acereros de esos países, la cual, presumiblemente, sería comandada por Leo W. Gerard y Gómez Urrutia como su subordinado.

La alianza del dirigente minero con los trabajadores acereros de Norteamérica, ha inhibido inversiones y provocado inestabilidad laboral al interior de armadoras como la Volkswagen de Puebla, Puebla; la Honda de El Salto, Jalisco; la Ford de Hermosillo, Sonora; y, la General Motors de Silao, Guanajuato; y en empresas fabricantes de accesorios automotrices de Ciudad Acuña y Ramos Arizpe, Coahuila.

En esas plantas, el sindicato minero fracasó en su intento de arrebatarle a la CTM los contratos colectivos de trabajo que ya tiene registrados y en operación para ponerlos a disposición de los steelworkers, provocando el rechazo abierto de los trabajadores a cualquier intento de intromisión en la vida sindical de la central obrera por parte de organismos gremiales extranjeros.

“La irrupción de los steelworkers en las armadoras ubicadas en territorio nacional no solo ha frenado inversiones en esta rama, sino que a algunas empresas las ha obligado a cerrar como el caso de Jhonson Controls Inc. que producía autopartes en dos plantas en Puebla y una en Tlaxcala”, informaron.

En 2005 se inició la fusión para formar un solo sindicato y se refrendó en junio de 2010 "con lo cual Gómez Urrutia busca seguir actuando con absoluta impunidad que le evite pisar la cárcel y le permita seguir burlándose de la justicia mexicana y de los trabajadores que le reclaman la entrega del fondo del fideicomiso minero". aseveró, Juan Carlos Pérez Mendiola, Presidente de la Cooperativa Veta de Plata.

Añadió que "la manera vergonzosa en que Gómez Urrutia se entregó a los intereses de los steelworkers obedece al claro propósito de lograr que los sindicatos norteamericanos intercedan ante los gobiernos de EUA y Canadá para que eviten que lo traigan a México y le sigan ayudando a esconder y a proteger su dinero y sus inversiones en esos países"

Pérez Mendiola, denunció que el dirigente que se esconde en Vancouver desde hace 7 años, ya logró en 2011 que los steelworkers le consiguieran la residencia permanente en Canadá.

"La manera en que Napoleón se entrega a los intereses de esos sindicatos extranjeros habla de su desesperación ante la imposibilidad de que sus abogados logren que le sean retiradas las órdenes de aprehensión por el presunto desvío del dinero del fideicomiso minero, el fue documentado, en su momento, por la Unidad de Inteligencia Financiera de la SHCP", puntualizó.

ELIA CASTILLO