AP
26 de febrero de 2016 / 06:37 a.m.

Estados Unidos.- El director general de Apple, Tim Cook, dijo el miércoles que sería "malo para el país" si su empresa hubiera accedido a las exigencias del FBI de ayudar a desbloquear un iPhone encriptado, que fue utilizado por uno de los autores de la masacre de San Bernardino.

En su primera entrevista desde que surgiera la polémica la semana anterior, Cook dijo a ABC News que fue una decisión difícil la de resistirse a las solicitudes de ayuda por parte del gobierno respecto al iPhone utilizado por Syed Farook, uno de los dos extremistas que asesinaron a 14 personas en California el 2 de diciembre.

"Algunas cosas son difíciles y otras cosas son las correctas, y algunas veces son ambas. Esta es una de esas situaciones", comentó Cook en un corto del video de la entrevista difundido por ABC News. La entrevista ocurre en un momento en el que ambas partes buscan respaldo popular y reúnen argumentos legales en el caso.

Las autoridades federales han dicho que solo están solicitando un poco de asistencia para saltarse algunas de las características de seguridad en el dispositivo, el cual creen que contiene información relacionada a los asesinatos. Apple argumenta que al ayudar volvería a otros iPhones más susceptibles en el futuro para su decodificación tanto por las autoridades como por delincuentes.

"Sabemos que si hacemos esto expondríamos a las personas a increíbles vulnerabilidades", insistió Cook. "Esto sería malo para el país. También sentaría un precedente del que creo que muchos estadounidenses estarían ofendidos".

Cook se quejó de que Apple se enteró por medio de las noticias sobre el fallo del magistrado federal que ordenó la semana pasada a la compañía crear el software que quieren los investigadores del FBI.

Los documentos de la corte indican que las autoridades habían consultado previamente con Apple sobre la manera de obtener los datos que contiene el teléfono.