NOTIMEX
9 de junio de 2017 / 05:06 p.m.

SAN DIEGO.- Peter Haynes, quien padece esquizofrenia y asesinó a sus padres en 2014, en San Diego, California, fue sentenciado hoy a 100 años de prisión, informaron fuentes judiciales.

En marzo pasado, Haynes -de 25 años- se declaró culpable de los cargos de homicidio en primer grado y de uso de arma de fuego. El hombre asesinó a su padres: el doctor David Haynes, de 62 años, y Lissa Haynes, de 61 años, un día después de Acción de Gracias en el 2014, en su casa ubicada en Point Loma.

Bajo la Ley del Delincuente Juvenil, el acusado podría solicitar una audiencia de libertad condicional después de 25 años de prisión, dijo la jueza del Tribunal Superior, Laura Halgren.

El defensor público Mignon Hilts dijo que el acusado sufría una crisis psicótica y estaba usando drogas justo antes de los asesinatos, pero sus padres pensaron que podrían tratarlo en casa en lugar de tenerlo hospitalizado.

Courtney Gant, quien vive al lado de la casa de los Haynes, testificó el año pasado que oyó gritos y lo que sonó como disparos el día del incidente.

El testigo dijo que miró hacia abajo, a la cocina de las víctimas, y vio a alguien caminando y oyó una voz masculina decir: "Le disparó en el pecho. Creo que está muerta".

Gant dijo que vio la silueta de Peter Haynes parado y sosteniendo un arma frente a una puerta de cristal. Señaló que cuando estaba llamando al 911 para reportar el incidente escuchó a un hombre gritar y tres o cuatro disparos más.

El agente de policía de San Diego, Bradford Green, testificó que encontró el cuerpo sin vida de Lissa Haynes y su esposo herido -con nueve disparos- después de que otro oficial pateó la puerta principal. Ambas víctimas fueron declaradas muertas en un hospital.

"Él (David Haynes) dijo: 'Mi hijo me disparó'", declaró el oficial. Cuándo le preguntó al médico por qué le disparó su hijo, el padre respondió: "Es esquizofrénico", según Green.

De acuerdo con el juez, Peter Haynes está arrepentido y asegura que "nunca querría asesinar a nadie más" y que si es liberado no representaría ningún peligro.

Sin embargo, familiares de las víctimas señalaron que no se sentirían seguros si Peter saliera de prisión bajo libertad condicional.


dezr