AP
8 de mayo de 2016 / 03:24 p.m.

Estados Unidos.- Varios tornados causan daños y heridos leves en el este de Colorado tras golpear remolques, edificios agrícolas y otras estructuras, mientras que en Arizona una tornamenta volvió peligrosos los caminos en el norte del estado.

Al menos cuatro tornados golpearon el condado de Yuma, unas 100 millas al este de Denver, cerca de las fronteras de Nebraska y Kansas, según el Servicio Meteorológico Nacional.

Uno de los tornados tocó tierra al norte de la localidad de Wray en torno a las 6 de la tarde del sábado, indicó Jeremy Martin, de la división de Ciencia y Operaciones del servicio meteorológico.

"Tuvimos al menos cuatro tornados en Yuma", dijo Martin a The Associated Press", todavía estamos tratando de conseguir un número exacto.

Dijo que un equipo de estudio viajaría a la zona el domingo para conseguir una mejor evaluación de la tormenta y su daño.

No hubo reportes inmediatos de daños o lesiones de los otros tres tornados confirmados en la zona.

Mientras, las autoridades dijeron que un tornado en el condado de Morgan dañó una docena de casas rodantes y causó lesiones menores.

El meteorólogo Bernie Meier dijo que el tornado cerca de la comunidad de Wiggins fue uno de al menos dos en el condado Morgan.

El servicio del clima emitió alertas para que las personas se refugiaran del granizo grande y tormentas eléctricas severas como las que pasaron por Front Range rumbo a la frontera de Nebraska.

Los expertos indicaron que el mal tiempo mejoró a en la tarde, aunque se preveían más tormentas en Kansas y Oklahoma el domingo.

Mientras tanto, dos personas murieron y seis resultaron heridas en una serie de accidentes de tráfico relacionados con el clima en el norte de Arizona.

En la mañana, un vehículo se patinó por el hielo en la Interestatal 40. Dos personas que trataron de ayudar a los ocupantes murieron al ser arrollados por un vehículo comercial, dijeron las autoridades.

Esto causó una reacción en cadena de al menos tres accidentes más. Seis personas fueron trasladadas al Centro Médico de Flagstaff con lesiones que no amenazaban su vida.