20 de enero de 2015 / 02:57 p.m.

Bruselas.- El secretario general de la Liga Árabe, Nabil al Arabi, advirtió este martes la necesidad de que gobiernos de todo el mundo actúen juntos para detener el terrorismo islámico, que afecta igualmente a Occidente y a Oriente.

"(Los países árabes) hemos estado sufriendo también del terrorismo musulmán", señaló en una comparecencia ante la comisión de Asuntos Exteriores del Parlamento Europeo (PE) en esta capital.

"Ocurre que lo están sintiendo ahora (en Europa) porque, desafortunadamente, el problema cruzó el Mediterráneo. Se trata de un problema contra el que todo el mundo debe actuar junto. Todos tenemos que cooperar", urgió.

Al Arabi participó ayer en una reunión de ministros de Asuntos Exteriores de la Unión Europea en la que la mancomunidad acordó reforzar su cooperación con sus vecinos del norte de África, además de Turquía, Jordania y Líbano, como parte de su estrategia contra el terrorismo y la radicalización.

El representante de la Liga Árabe también defendió el estrecho control de las mezquitas a fin de asegurar que el discurso que se pregona en esos locales sea moderado, aunque reconoció que la tarea "no es fácil".

Con respecto a Siria, se dijo favorable a la idea de un alto al fuego para que oposición y gobierno den inicio a una fase de transición y permitan a la población decidir el futuro del país.

"La decisión sobre el futuro de Siria debería estar en las manos de los sirios", sostuvo.

Sin embargo, admitió que el ascenso de los grupos extremistas como el Frente Al Nusra y el Estado Islámico "ha complicado la cuestión" en los últimos tiempos.

FOTO Y TEXTO: NOTIMEX