Redacción 
22 de agosto de 2013 / 01:10 a.m.

 

Ciudad de México  • El secretario de Hacienda y CréditoPúblico, Luis Videgaray, reconoció que 1.8 por ciento representa un débil crecimiento económico para el país este año, por lo cual dijo que se tiene una gran oportunidad, a través de lograr acuerdos, de concretar las reformas financiera, energética, de competencia económica y fiscal, que son las que pueden liberar el verdadero potencial de crecimiento.

Si este año en que la nación crece menos de lo esperado y de lo que necesitamos para generar prosperidad, “no hacemos la reflexión de que son urgentes las reformas, estaremos desaprovechando una oportunidad”, dijo en entrevista con Joaquín López Dóriga en Radio Fórmula.

Videgaray destacó que se cuenta con la agenda de reformas y la posibilidad de lograr acuerdos políticos, y “hay que concretarlos”.

El funcionario refirió que el crecimiento de 1.8 por ciento, como ahora se prevé, o de 3.1 por ciento o 3.5 por ciento, como se planteaba previo a este año, “está muy por debajo de lo que necesita México; tenemos que acelerar el crecimiento y no solamente en un año, tenemos que acelerarlo de manera sostenida”.

El secretario de Hacienda y Crédito Público explicó que la economía mexicana vive una desaceleración importante, porque aunque sigue creciendo, lo hace a niveles menores de los esperados y de los que necesitamos.

Aseguró que México tiene un potencial mayor de crecer y esto tiene que ver con una combinación de factores externos e internos.

Expuso que las exportaciones mexicanas a Estados Unidos y al resto del mundo son menores a las esperadas, porque esas economías también se encuentran en una situación de crecimiento muy endeble, en tanto que la demanda interna también ha presionado el crecimiento hacia la baja.

Luis Videgaray dejó en claro que “evidentemente, la situación global de menor crecimiento que estamos viviendo nadie la previó. El presupuesto fue elaborado con un pronóstico de crecimiento de 3.5 por ciento, que era menor del crecimiento que tuvimos en 2012; el año pasado crecimos al 3.9”.

Dijo que esto significa que se veía venir una desaceleración, “ya lo sabíamos, así lo explicamos a los diputados y a los senadores al integrar el presupuesto para este año, pero la magnitud de la desaceleración es lo que ha sido mayor a lo que preveíamos, no solo el gobierno federal, sino los analistas económicos en general, y no solo en México, sino en el resto del mundo, el crecimiento ha estado por debajo de lo que se esperaba”.

Planteó que, en tanto, el gobierno federal lo primero que hace es ejercer el gasto público conforme al calendario, el cual por fortuna está concentrado en el segundo semestre y esto permitirá dar un impulso importante, por ejemplo, en la industria de la construcción en materia de obra pública.

Esto, dijo Vedegaray, “nos hace estar optimistas de que reactivaremos una parte importante de la economía a través del ejercicio del gasto público y, claro, hay que generar empleos a través de la acción del Estado decidida ejerciendo lo que tiene que ejercer, que es su obligación. Si no hay crecimiento económico, no solo no hay empleo, no se combate a la pobreza, no habrá prosperidad qué compartir”.