notimex | AP
16 de julio de 2015 / 05:50 p.m.

Colorado.- Una corte de Estados Unidos declaró hoy culpable de asesinato a James M. Holmes, quien en julio de 2012 abrió fuego en un cine de Aurora, Colorado, mató a 12 personas e hirió a 58.

Los miembros del jurado notificaron su veredicto al juez Carlos Samour Jr., en la Corte Estatal del Arapahoe, en Centennial, un suburbio del sureste de Denver.

Masacre cine Colorado
En julio de 2012 disparó en un cine de Aurora, Colorado; mató a 12 personas e hirió a 58 | AP

Los jurados tomaron la decisión el jueves después de deliberar 13 horas en el transcurso de dos días. Ahora deben decidir si Holmes debe ser ejecutado o enviado a prisión de por vida sin posibilidad de libertad bajo fianza.

Holmes se había declarado inocente por motivos de demencia, y sus abogados alegaron que estaba tan aturdido por su enfermedad mental que era incapaz de diferenciar el bien del mal al momento del ataque.

Los fiscales argumentaron que el ataque fue planeado meticulosamente durante meses, y que Holmes sabía lo que estaba haciendo.

El juicio contra Holmes se inició a finales de abril pasado y en el testificaron decenas de personas, incluidos testigos de la masacre, además de especialistas en salud mental.

El veredicto se dio casi tres años después de que Holmes, vestido de pies a cabeza con un traje blindado, ingresó a través de la salida de emergencia a la oscura sala del cine Aurora en el suburbio de Denver y reemplazó la violencia de Hollywood en la cinta "Batman: el caballero de la noche asciende" (The Dark Knight Rises) con una matanza real.

Entre sus víctimas estuvieron dos soldados en servicio activo, una madre soltera, un hombre que estaba celebrando su 27mo cumpleaños y un aspirante a locutor que había sobrevivido a una balacera en un centro comercial en Toronto. Varios murieron al cubrir con sus cuerpos a amigos o seres queridos.

Holmes, de 27 años, enfrentó 166 cargos de asesinato e intento de asesinato y otros relacionados a posesión ilegal de explosivos y de intento de presunta comisión de un delito de violencia.