AGENCIAS
5 de septiembre de 2017 / 08:44 p.m.

ESPECIAL.- El tamaño y la fuerza del huracán Irma pusieron el martes a toda Florida sobre aviso, y los residentes y turistas se preparan para evacuar dada la posibilidad de vientos y lluvias catastróficas que podrían llegar al estado este fin de semana.

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, declaró el estado de emergencia en Puerto Rico, el estado de Florida y las islas Vírgenes ante la llegada del huracán de categoría 5, informó la Casa Blanca.

La declaración del estado de emergencia agiliza el desembolso de fondos gubernamentales para desastres.

En la región sur de Florida, las autoridades alistaron órdenes de evacuación y la gente se volcó a los supermercados para comprar agua y otras provisiones por el huracán. En las gasolineras había largas filas y la gente colocó tablas para proteger sus casas y negocios.

Parker Eastin llenó el tanque en una gasolinera congestionada. Él y su novia dijeron que decidieron planificar con bastante antelación tras ver los estragos causados por Harvey en Texas.

"Ordenamos agua a través de Amazon porque ya no había en las tiendas y también ordenamos alimentos", dijo Eastin, abogado de 43 años que vive en Florida desde hace 12 años. "Ver la devastación en Texas es un triste recordatorio de que tienes que tomar estos eventos muy en serio".

Los vientos máximos sostenidos de Irma eran de 297 kilómetros por hora (185 millas por hora) el martes, una poderosa tormenta de categoría 5, y los meteorólogos dicen que podría cobrar más fuerza en su avance por el Caribe, de acuerdo con el Centro Nacional de Huracanes de Estados Unidos.

El meteoro tenía los vientos más fuertes que se hayan registrado para una tormenta en el Océano Atlántico y representa una amenaza inmediata para las pequeñas islas del norte del archipiélago de Sotavento, incluidas Antigua y Bermuda, así como las Islas Vírgenes tanto de Estados Unidos como de Gran Bretaña y Puerto Rico.

La última gran tormenta que azotó Florida fue Vilma en el 2005 y dejó cinco muertos. Su vórtice pasó por el sur del estado con vientos de 193 kph (120 mph).

El gobernador de Florida Rick Scott declaró el estado de emergencia en los 67 condados con el fin de darles a los gobierno locales "bastante tiempo, recursos y flexibilidad" para prepararse.

El presidente Donald Trump también aprobó una declaración federal de emergencia para el estado, indicó la Agencia Federal para el Manejo de Emergencias.

En los Cayos, una cadena de 42 islas de poca altura que incluye Cayo Hueso, funcionarios del gobierno dijeron que el miércoles recomendarían a los turistas que evacúen la zona y que los residentes deberían de salir de allí para el día siguiente.

"Esta no es (una tormenta) con la que uno se ponga a perder el tiempo", dijo Cammy Clark, portavoz del condado de Monroe, cuyo condado cubre los Cayos de Florida.

De conformidad con las órdenes de evacuación obligatorias, ni la policía ni ninguna otra agencia del gobierno obliga a nadie a salir del lugar, pero quienes se queden no deben esperar que los rescaten si llegan a estar en peligro, dijeron funcionarios. La cadena de islas solo tiene una autopista que las conecta con el territorio continental.

Carlos Gimenez, alcalde del condado Miami-Dade, exhortó a los turistas a que recorten sus vacaciones y dijo que a los habitantes podría pedírseles que se vayan incluso a partir del miércoles.

“El potencial es demasiado grande como para que no actuemos de inmediato”, afirmó.


pjt