11 de agosto de 2013 / 08:35 p.m.

Ciudad de México • Senadores del PAN se declararon listos para el debate energético, al señalar que esperarán a que esta semana el Ejecutivo presente su iniciativa y saber qué propone, pues en el tema de renta compartida en el sector petrolero hay cuando menos 20 modalidades y no todas serían aplicables en general a los hidrocarburos del país.

De su parte, el diputado e impulsor de la reforma energética presentada por Acción Nacional, Rubén Camarillo, explicó que primero hay que conocer qué reforma mandará el presidente Enrique Peña Nieto, porque Acción Nacional ya puso sobre la mesa su proyecto y está listo para iniciar el debate.

En entrevista, Jorge Luis Lavalle dijo que no conocen el proyecto que construye el Ejecutivo, pero de confirmarse que se propondrán los contratos de producción compartida se trataría del modelo noruego, similar al que propuso Acción Nacional, para fortalecer a la empresa pública mediante sociedad con otras empresas.

"Yo lo que veo es que tenemos que revisar muy bien qué es lo más conveniente para el país, en el sentido de que ya sea inversión compartida o extracción de hidrocarburos, porque posiblemente en el tema de aguas profundas, donde se requieren inversiones muy importantes, Pemex ya ha hecho inversiones importantes y tiene experiencia, ahí podemos usar el esquema de inversión compartida para tener los recursos suficientes y en un momento dado poder extraer el petróleo", dijo.

Sin embargo, expuso que en el caso del Shale gas, hay dudas de que ese esquema sea el mejor y ahí tendría que aplicar mejor el licenciamiento.

En ese sentido, Lavalle apuntó que sería un tema a debatir, una vez que el presidente Peña mande su iniciativa.

De su parte, Camarillo Ortega manifestó que es irresponsable opinar de temas que siguen en la especulación, por lo que lo más conveniente es que el Ejecutivo envíe su iniciativa y Acción Nacional está listo para el debate.

Sin embargo, el experto en petróleo agregó que en el mundo hay entre 10 y 20 tipos de contratos de producción compartida, como el que utiliza Brasil, y el que contenía precisamente el decreto de 1940 del ex presidente Lázaro Cárdenas, en los que una parte del producto es para el prestador de los servicios y la otra parte se queda para el país, que es dueño del recurso, "en otras palabras, se le paga con una parte de lo extraído".

ANGÉLICA MERCADO E IVÁN VILLAVICENCIO