10 de junio de 2014 / 04:38 p.m.

Madrid.- El gabinete de Irak declaró hoy situación de emergencia en el país después que el grupo yihadista Estado Islámico de Irak y el Levante (EIIL) tomó el control la norteña ciudad de Mosul e intenta hacer lo mismo con la provincia de Salahedín.

El Consejo de Ministros llamó al Parlamento a celebrar una sesión de emergencia el próximo jueves para oficializar la medida, indicó el primer ministro iraquí, Nouri Al-Maliki, en un comunicado divulgado por la agencia de noticias Aswat al-Iraq.

Poco antes, al-Maliki pidió al Parlamento declarar el estado de emergencia ante los avances del EIIL, vinculado a la red Al Qaeda, en varias partes del país y exhortó a los iraquíes a unirse a las fuerzas de seguridad para participar en la defensa de su país.

Anunció que el gobierno suministrará armas a ciudadanos voluntarios y miembros de tribus para tomar las armas con el fin de defender la patria y vencer el terrorismo.

Asimismo, al-Maliki llamó a la comunidad internacional a asumir sus responsabilidades, ya que "todo el mundo sufrirá si se extiende el terrorismo", además instó a los países vecinos a extremar precauciones en sus fronteras para impedir la infiltración de terroristas.

El presidente del Parlamento, Osama al Nuyaifi, había alertado previamente que los yihadistas se han hecho con el control de Nínive y pretenden hacer lo mismo con la provincia de Salahedín, al norte de Bagdad.

La Constitución de Irak estipula que el Parlamento puede declarar el estado de emergencia, con la aprobación de dos tercios de sus miembros, para enfrentar casos extraordinarios que amenacen la seguridad y paz del país, sin embargo su duración debe ser menor a un mes.

Después de la declaración del estado de emergencia, el primer ministro y las Fuerzas Armadas gozan de poderes excepcionales para tratar la situación de seguridad mediante detenciones, toque de queda, limitación de la circulación y cierre de locales comerciales.

Yihadistas del EIIL tomaron este martes el control el martes de Mosul, al invadir una base militar, capturar el aeropuerto provincial y liberar a cientos de prisioneros, tras cuatro días de cruentos enfrentamientos en la ciudad y otras del norte de Irak.

Mosul es la segunda ciudad en caer a manos de los militantes de este año, después de que el gobierno perdió el control de Faluya, a principios de enero.

La caída de Mosul se produce cuando Irak enfrenta la peor ola de violencia étnica y de atentados desde 2006 y 2007, pues en los últimos meses ha dejado cientos de muertos y en 2013 más de ocho mil 860 fallecidos, según un recuento de las Naciones Unidas.

Este martes, al menos 31 personas murieron y otras 28 resultaron heridas al estallar una bomba durante un funeral de un profesor universitario en Al Sharif, ubicado en el este de Baquba, capital de la provincia de Diyala, al noreste de Bagdad, según fuentes policiales.

Asimismo, siete civiles, entre ellos una mujer, resultaron heridas este martes al explotar un coche bomba en las proximidades de un mercado de verduras, ubicado a unos 30 kilómetros al noroeste de Baquba.

FOTO: Notimex

NOTIMEX