6 de agosto de 2013 / 12:58 p.m.

El presidente nacional del Partido Revolucionario Institucional (PRI), César Camacho Quiroz, aseguró que el tricolor defenderá “hasta en las calles, de ser necesario”, la propuesta de reforma energética del gobierno federal, la cual no contempla la privatización del sector, por lo que hizo un llamado a emprender un debate de altura.

Durante su participación en el segundo encuentro de diputados de la Confederación Nacional Campesina (CNC), Camacho dijo que el principal reto será de comunicación, con el fin de no permitir que se difundan ""verdades a medias que terminan por convertirse en mentiras completas"".

""Hay que decirlo recio y quedito, porque vienen tiempos retadores en los que tenemos que dar la cara, tenemos que ir a los medios y, si se necesita, ir a las calles para hacer valer los puntos de vista de los priistas, que somos muy institucionales, pero también decimos cosas, si se necesita, las decimos fuerte y quedito para que todo mundo las escuche"", enfatizó durante su discurso.

En entrevista posterior a su intervención en el acto, Camacho Quiroz dijo que con la iniciativa que presentará el gobierno federal y las que plantearán los partidos políticos ya existe material para empezar con un debate de altura, que tenga por finalidad resolver los problemas de fondo en el país, y rechazó que se busque la privatización de Pemex.

""Está erradicada cualquier posibilidad, por distante que sea, de la privatización. El PRI mismo se pronuncia no por la privatización de manera rotunda y categórica. Y lo que quiere el Presidente Peña es que la renta petrolera no solo aumente sino sea, en su momento, mejor distribuida"", destacó.

Respecto del Pacto por México, señaló que todavía se mantiene y que constantemente está a prueba, por lo que la aprobación de la reforma energética será otro de los retos que habrá de enfrentar.

""La reforma energética es, si no la más importante, de las más importantes del Pacto por México. Habrá justificado con creces la existencia del Pacto por México una reforma energética a la altura de un país que ha diferido por décadas la resolución de un tema tan delicado"".

En este sentido, subrayó la necesidad de que la iniciativa en la materia se apruebe durante el próximo periodo de sesiones, que inicia el 1 de septiembre, a fin de que se puedan implementar los cambios durante el resto del sexenio.

""Que se decida cuanto antes para que el resto del sexenio, prácticamente cinco años, sea un tempo suficiente para madurar estas decisiones, ahora constitucionales, legislativas, y convertirlas en políticas públicas exitosas"".

Por otro lado, el coordinador del PAN en el Senado, Jorge Luis Preciado, dijo no conocer en qué consiste la iniciativa que mandará el presidente Enrique Peña Nieto al Congreso este miércoles, pero recordó que el proyecto blanquiazul recupera en sus considerandos las iniciativas presentadas por Lázaro Cárdenas del Río, en los que si bien nacionalizó el petróleo para conformar por primera vez una empresa nacional, en su concepción original no se previó la exclusión de la participación de particulares, nacionales o extranjeros, tanto en exploración como en explotación.

Preciado subrayó que eran otras condiciones, pero sigue vigente la intención de que el petróleo y la renta petrolera son y deben ser de los mexicanos, aunque los procesos productivos pueden ser realizados tanto por el Estado como por particulares.

— MARIANA OTERO-BRIZ