1 de febrero de 2015 / 04:29 p.m.

Se puede plantear un convincente argumento que Richard Sherman, Earl Thomas y los demás integrantes de la defensa de los Seahawks de Seattle debe figurar entre las mejores en la historia de la NFL.

Los Seahawks son los primeros desde los Bears de Chicago de 1985-86 en permitir menos puntos por partido y menos yardas por partido en temporadas consecutivas.

También son el primer equipo en más de 40 años, desde los Vikings de Minnesota de 1969-71, que lidera la liga en puntos permitidos en tres temporadas consecutivas.

¿En qué sitial quedarán instalados los Seahaws si el domingo superan a Tom Brady y los Patriots de Nueva Inglaterra, un año después de humillar a Peyton Manning y los Broncos de Denver al imponerse 43-8 en el partido por el campeonato de la liga?

No causa sorpresa que en la era de Twitter, en la que un mero alarde instantáneamente puede convertirse en la inspiración para un oponente, los Seahawks eviten entrar al debate.

"Eso sería estupendo, si uno lo analiza dentro de 20 o 30 años, calibrar lo bueno que eres. Recuerdo las grandes defensas de antaño. Todavía se habla de ellas. Aún se habla de los equipos de los 70 y 80", comentó el linebacker K.J. Wright. "Así que cuando llegue el año 2040, ahí es cuando podemos mirar hacia atrás y veremos cuán buenos éramos. Será divertido tener esa discusión".

Pero hay otras voces dispuestos a dar un dictamen sobre Seattle.

"En un periodo de dos años, están al mismo nivel que los mejores de la historia", señaló Brian Billick, el entrenador de los Ravens de Baltimore en 2000. Ese equipo, con Ray Lewis al mando, fijó un récord de la liga para menos puntos permitidos en una temporada.

Otro exentrenador de la NFL, Steve Mariucci, se declaró impresionado por la forma cómo los Seahaws acumulan extraordinarias estadísticas año tras año.

"Ellos están en este debate por poder mantenerse entre los mejores con regularidad", dijo Mariucci, quien ahora se desempeña como analista de la NFL Network. "Los Bears también tuvieron un periodo de dominio prolongado, pero no volvieron a ganar el Super Bowl. Fue uno y nada más".

Y esa es la oportunidad que se le presenta los Seahawks: vencer a los Patriots, repetir como campeones y cimentar su legado como unas de las grandes formaciones defensivas de todos los tiempos.

AGENCIAS