AP
28 de septiembre de 2015 / 10:27 a.m.

Vaticano.- Luego de que en uno de sus discursos, durante su visita a Estados Unidos, el Papa Francisco se refiriera a la “valentía” de los obispos para atender los casos de abuso sexual, durante su regreso al Vaticano, el Sumo Pontífice defendió sus palabras de consuelo a los obispos estadounidenses, pero señaló por primera vez que aquellos que cubrieron a los agresores obraron mal.

El Papa hizo estas declaraciones el lunes durante su viaje a Roma tras su primera visita a Estados Unidos, donde el domingo se reunió con cinco sobrevivientes de abusos y advirtió a los obispos de que se les considerará responsables de proteger a su congregación.

"Los que cubrieron esto son culpables", dijo. "Incluso hay algunos obispos que cubrieron esto. Es algo horrible".

Aunque el Vaticano ha perseguido a los sacerdotes que violan y abusan de niños en los últimos años, se le acusa desde hace tiempo de hacer oídos sordos a los obispos que trasladaron a los agresores en lugar de reportarlos a la policía.

El Papa Francisco ha decidido crear un tribunal en el Vaticano para procesar a estos obispos por abuso de poder y aceptado la dimisión de tres obispos estadounidenses que gestionaron mal los casos.

El papa defendió las palabras de consuelo que ofreció esta semana a los obispos estadounidenses en Washington, indicando que quería reconocer que también ellos como episcopado habían sufrido. Los defensores de las víctimas habían criticado esas declaraciones por considerarlas fuera de lugar.

"Las palabras de consuelo no eran para decir 'No se preocupen, no es nada'. No, no, no. Eran un 'Fue horroroso, e imagino que ustedes han llorado mucho''', explicó.

Francisco dirigió su atención el domingo a las víctimas de abusos al reunirse con cinco sobrevivientes. Se disculpó con ellos porque a menudo sus denuncias no se tomaran en serio y les prometió exigir responsabilidades a los obispos.