NOTIMEX
2 de noviembre de 2016 / 06:28 p.m.

ROMA.- Los sismos que desde el 24 de agosto pasado han afectado el centro de Italia han producido deformaciones en un área de 600 kilómetros cuadrados, informaron hoy expertos del Instituto Nacional de Geofísica y Vulcanología (IGV).

“Esa es la contribución de los terremotos a la construcción del paisaje de los (montes) Apeninos”, declaró a la prensa Stefano Salvi, investigador del INGV.

Precisó que dentro de la zona de 600 kilómetros cuadrados con deformaciones se encuentra la depresión más profunda, un área de 130 kilómetros cuadrados en la que el suelo se hundió 70 centímetros.

Explicó que la información sobre el impacto de los movimientos telúricos ha sido obtenida con datos enviados a la Tierra por el radar Sentinel 1, del programa Copernicus de la Agencia Espacial Europea.

Sin embargo, según estimaciones preliminares aún por confirmar, los movimientos de suelo podrían afectar a una zona más amplia, de hasta mil 100 kilómetros cuadrados.

En particular los datos indican que el área de Norcia, la más afectada por el temblor de 6.5 grados Richter del domingo pasado, se movió 30 centímetros hacia el oeste y podría haberse levantado 12 centímetros, mientras la de Montegallo se movió 40 centímetros hacia el este.

El sismólogo Gianluca Valensise, también del INGV, resaltó que se ha dado una situación insólita debido a que el primer sismo, del 24 de agosto y que dejó 297 muertos, fue de 6.0 grados Richter, mientras que el temblor más fuerte “llegó al final”, el 30 de octubre pasado.

No obstante, ese factor impidió que hubiera mayor número de víctimas, pues tras el primer temblor fueron evacuados muchos de los inmuebles considerados más peligrosos.

El 26 de octubre pasado tuvieron lugar dos movimientos telúricos, de 5.9 y 5.4 grados Richter, pero desde el domingo ha habido más de mil réplicas, mientras que los expertos no descartan un nuevo temblor de entre 6.0 y 7.0 grados Richter.

En tanto, el presidente italiano Sergio Mattarella interrumpió una visita oficial a Israel para poder visitar este miércoles las zonas más afectadas por el último sismo, que no causó muertos, pero dejó a miles de personas sin hogar.