7 de febrero de 2015 / 01:16 a.m.

El defensor brasileño Felipe renunció a dos años de contrato con el Parma "porque me tomaban el pelo" con la promesa no mantenida del pago del sueldo, impago desde julio.

"No dejo el Parma por dinero, sino porque nos decían que debíamos estar tranquilos porque el próximo mes se resolvía todo, pero no era verdad", dijo.

El Parma, último del campeonato con solo nueve puntos, se encuentra en una profunda crisis económica, que según la prensa italiana está a punto de la quiebra.

Felipe, 30 años, que tiene tiempo hasta fines de mes para encontrar otro equipo, sino deberá esperar hasta la próxima temporada, llegó al Parma en el 2013 y su contrato se vencía en el 2017.

"He recibido un par de propuestas, una de Italia y otra del extranjero, pero no sé qué voy hacer, sólo que debo mantenerme en forma física en caso que reciba un llamado que me interese", expresó.

En una entrevista que la Gazzetta dello Sport publicó el viernes, el jugador brasileño manifestó que "renuncié al pago de dos años de contrato, pero lo que me preocupa es la situación de los directivos del Parma".

"Yo soy un privilegiado, ellos no, esa es la cosa más grave", manifestó.

Felipe jugó antes en Udinese, Fiorentina, Cesena y Siena.

Poco antes también rompió su contrato con el Parma por la misma razón Antonio Cassano, quien ha realizado una brillante carrera en algunos de los mejores clubes de Europa, como la Roma y el Milan, mientras que en España jugó en el Real Madrid.

También dejó el Parma el defensor argentino Gabriel Paletta, pero para pasar al Milan.

AGENCIAS