NOTIMEX
17 de mayo de 2017 / 11:24 a.m.

KABUL.- El ataque armado de hoy contra las instalaciones de la televisión estatal afgana en la provincia oriental de Nangarhar concluyó esta tarde con la muerte de los cuatro atacantes y otras seis personas.
“El asalto a RTA (Radio Televisión de Afganistán) terminó en la tarde con todos los rebeldes muertos”, afirmó Attaullah Khogyani, portavoz del gobierno provincial, según reporte de la agencia informativa Pajhwok Afghan News (PAN).

El funcionario confirmó que 10 personas, entre ellas los cuatro atacantes, murieron y otras 17 resultaron heridos en el ataque armado, cuya autoría se atribuyó el ala del grupo extremista Estado Islámico (EI) en Afganistán.

Aproximadamente a las 10:30 horas locales (06:00 GMT) extremistas armados irrumpieron en el complejo de la cadena de radio-televisión estatal, donde decenas de empleados, entre comunicadores, elementos de seguridad y administrativos, quedaron atrapados.

De acuerdo con los reporte de la agencia de noticias afgana, dos de los asaltantes detonaron los chalecos explosivos que portaban, provocando la muerte de un guardia de seguridad de la estación de radio y lesiones a varios trabajadores más.

Khogyani explicó que el asalto fue perpetrado por cuatro atacantes, dos de los cuales se inmolaron para poder ingresar al complejo, mientras que los otros dos fueron abatidos por las fuerzas de seguridad durante un tiroteo subsecuente.

Destacó que la mayoría de los empleados de la emisora fueron rescatados a salvo, aunque 17 resultaron heridos, entre ellos seis que requirieron ser enviados al hospital, donde su condición se reporta estable.

El Estado Islámico (EI), que opera en Siria e Irak, se atribuyó el ataque contra el complejo de la cadena de radiotelevisión estatal afgana en Nangarhar, en un mensaje difundido a través de su agencia informativa Amaq, en el que elogió a los atacantes.

El ataque es el segundo que lleva acabo el grupo extremista este mes, luego de que el 3 de mayo pasado, al menos ocho personas murieron y 25 resultaron heridas por un atentado suicida contra un convoy de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) en Kabul.

El Estado Islámico surgió en 2003 como una rama de la red Al Qaeda, aunque después se separó y tomó el control de amplias zonas de Siria e Irak, en donde en junio de 2014 estableció un califato que encabeza su líder Abu Bakr al Baghdadi.

El grupo yihadista es reconocido por los crímenes atroces que comete en nombre del Islam, como decapitaciones, lapidaciones, quemando vivas a sus víctimas o lanzándolas desde azoteas de edificios, aunque también ha perpetrado un sinnúmero de atentados en varios países.