7 de noviembre de 2013 / 10:21 p.m.

México.- La definición y el alcance que tenga la reforma energética está en manos del Congreso de la Unión, indicó el presidente Enrique Peña Nieto, al destacar la trascendencia de la misma para evitar rezagos en la materia ante otros países. Dijo que si bien el gobierno de la República seguirá trabajando para impulsar esta reforma; "le corresponde al Congreso definir el punto de conciliación entre las diferentes propuestas que se han hecho en la materia y hacer de México una nueva potencia energética" Al participar en el foro anual "Cumbre de México 2013. El próximo capítulo", organizado por The Economist, el mandatario sostuvo que México "debe aprovechar la generosidad que ha tenido la naturaleza" y acompañarla con la política para explotar de manera exitosa y eficientemente su riqueza energética. Tras ser presentado por el anfitrión, Michael Reid, Editor América de El Economista, el mandatario federal garantizó que la reforma energética, no compromete la rectoría del Estado mexicano, ni la soberanía sobre los hidrocarburos. "Esa condición no será afectada no habrá de cambiar", subrayó. No obstante, indicó que se requieren nuevos mecanismos para la explotación de hidrocarburos, pues "México no puede ser omiso y menos contrariar lo que está ocurriendo en el mundo", expresó al señalar que "el mapa energético está cambiando; sabemos que el vecino país del norte se está convirtiendo en una potencia energética". En el acto celebrado en un hotel en Santa Fe, Peña Nieto alertó que "de no convertirnos en un país que explote de manera más amplia y genere mayor competitividad con la oferta de insumos energéticos, México perderá competitividad y las inversiones podrían irse a otra parte donde la energía sea más barata". Así que, abundó, México no puede quedarse atrás, "ya de por sí, se relajó frente a lo que otras naciones han logrado en la materia", como Brasil y Colombia, que prácticamente duplicaron la explotación y producción petrolera y ante ello México se mostró "pasivo y rezagado". Sobre la reforma política, el presidente aseguró que México goza de un clima de estabilidad política, el cual "se ha logrado gracias a la coparticipación de todas las fuerzas políticas, en distintos momentos y etapas. Lo que no podemos perder de vista es que somos un país democrático, que ha mantenido estabilidad". Al respecto, dijo que "ahora más, en un entorno internacional que advertimos de gran polarización política, de efervescencia, de convulsión política internacional; en medio de ello, en México está habiendo acuerdos". En México, destacó, estamos trabajando en la concreción de reformas que no sólo derivan del espíritu de los objetivos que mi gobierno se ha trazado, porque el alcance de estos objetivos, también han sido posibles gracias a la sensibilidad y compromiso que han mostrado las distintas fuerzas políticas. En este marco, el primer mandatario reiteró que México está mostrando un rostro de madurez política, de civilidad, de avance democrático, "y precisamente, la reforma política que se está discutiendo tiene como objetivo, consolidar nuestro sistema democrático".

Notimex