FOTO Y TEXTO: AP
17 de enero de 2015 / 03:47 a.m.

Karachi, Pakistán.- Una protesta en Niger por la indignación musulmana que generó la caricatura más reciente que publicó el semanario satírico francés, Charlie Hebdo, sobre el profeta Mahoma dejó un saldo de cuatro muertos y decenas de heridos, así como violentos choques entre manifestantes y policías en Pakistán, Jordania y Argelia.

Partidarios de la revista afirman que la caricatura que sale en la portada es una manifestación desafiante de la libertad de expresión después del ataque terrorista contra las oficinas de la publicación en París que dejó 12 personas muertas el 7 de enero, aunque numerosos musulmanes la consideraron otro insulto contra su religión.

En el dibujo del nuevo número, una lágrima escurre por la mejilla de Mahoma, quien sostiene un letrero que dice "Je Suis Charlie" (Yo soy Charlie), frase que se ha extendido en Francia y en el mundo desde la matanza. Muchos seguidores del islam consideran profanas las imágenes del profeta.

El gobierno de Níger, una antigua colonia francesa en el occidente de África, prohibió la venta de Charlie Hebdo.

Muchas de las protestas registradas en el mundo musulmán comenzaron después de las oraciones del mediodía del viernes, un día sagrado en el islam.

Diversas ciudades en Pakistán fueron escenario de manifestaciones, como Karachi, Lahore y la capital, Islamabad.

Los enfrentamientos ocurrieron en Karachi cuando los manifestantes comenzaron a dirigirse hacia el consulado francés y apedrearon a la policía, que los repelió con cañones de agua y gas lacrimógeno.

El fotógrafo de la Agencia France Presse, Asif Hassan, fue herido de un disparo y "su vida no parece estar en peligro", dijo la directora de noticias de AFP, Michele Leridon. La AFP dijo que intentaba determinar si la herida de Hassan se trataba de un accidente o de un ataque intencional.

Otras tres personas, entre estas dos periodistas y un policía, fueron atendidas por lesiones menores y dadas de alta del hospital Jinnah, dijo el doctor Seemi Jamali.

En una protesta fuera de lo habitual en Argel, capital de Argelia, miles de jóvenes protestaron con una marcha contra el semanario satírico francés. Los manifestantes lanzaron botellas y cohetes contra las fuerzas de seguridad, que respondieron con gases lacrimógenos.

También se registraron enfrentamientos en Amán, capital de Jordania, entre las fuerzas de seguridad y unos 2.000 manifestantes organizados por la Hermandad Musulmana, el grupo opositor más grande del país. La policía antidisturbios utilizó porras para dispersar a las personas cuando intentaban marchar hasta la embajada francesa.