AP
5 de mayo de 2017 / 01:57 p.m.

LOS ÁNGELES.- Familiares de las víctimas del ataque terrorista ocurrido en San Bernardino demandaron a Facebook, Google y Twitter, empresas a las que acusaron de proporcionar plataformas para ayudar al grupo Estado Islámico a extender su propaganda, reclutar seguidores y recaudar dinero.

La demanda presentada en la corte federal de Los Ángeles argumenta que las compañías ayudaron y fueron cómplices de terrorismo, proporcionaron material de apoyo a grupos terroristas y son responsables de la muerte culposa de tres de las 14 víctimas asesinadas en el ataque del 2 de diciembre de 2015 durante un evento de capacitación y fiesta del departamento de salud.

Syed Rizwan Farook y Tashfeen Malik, la pareja casada que realizó el ataque con fusiles de alto poder, fueron inspirados por el grupo Estado Islámico, señalaron las autoridades.

Malik había prometido lealtad al grupo a través de su cuenta de Facebook antes de la masacre, en la que además resultaron heridas 22 personas.

La demanda es similar a otras contra proveedores de redes sociales y plataformas que han sido presentadas en tribunales del país por muertes en ataques en la nación y en el extranjero.

Los mismos abogados demandaron a las mismas empresas por la masacre ocurrida en 2016 en el club nocturno Pulse en Orlando, Florida.

Algunas de esas querellas fueron desechadas porque la ley federal protege de responsabilidad a los proveedores de servicios de internet por contendido presentado por usuarios.

Facebook dijo que se compadece por las víctimas y sus familias y que retira rápidamente contenido de grupos terroristas cuando es reportado.

"No existe lugar en Facebook para grupos que se involucran en actividad terrorista o para contenido que exprese apoyo a tal actividad", señaló la compañía a través de un comunicado.

Google y Twitter no respondieron de inmediato una solicitud de entrevista.

La demanda dice que las compañías no hacen lo suficiente para bloquear o retirar cuentas del grupo Estado Islámico y que se benefician económicamente de anuncios colocados junto a mensajes del grupo extremista islámico.

"Sin los acusados Twitter, Facebook y Google (YouTube), el explosivo crecimiento del EI en los últimos años para convertirse en el grupo terrorista más temido del mundo no hubiera sido posible", agrega la demanda.