9 de mayo de 2013 / 12:58 p.m.

La Comisión Permanente aprobó un punto de acuerdo para pedir a las oficinas consulares en Estados Unidos informar respecto a los presuntos traslados clandestinos, en los cuales se deportan a enfermos inmigrantes mexicanos desde hospitales en ese país y cuya cifra podría ascender a más de 600 en los últimos cinco años.

El tema posicionando por la petista Ana Gabriela Guevara, presidenta de la Comisión de Asuntos Migratorios, generó el consenso de todas las bancadas, que repudiaron estos hechos.

La senadora dijo que el “Centro para la Justicia Social y la Asociación de Abogados de Nueva York para el Interés Público” documentó que en los últimos cinco años, hay por lo menos 600 casos de inmigrantes que fueron repatriados en contra de su voluntad por razones médicas.

""La cifra está basada en datos de hospitales, organizaciones humanitarias, versiones de prensa y activistas. Pero se estima que la cifra verdadera es mucho mayor ya que muchos casos pasan inadvertidos"", resaltó Guevara.

Citó como ejemplo los casos de Jacinto Cruz y José Rodríguez Saldaña, quienes en 2008 sufrieron lesiones graves a causa de un accidente vial en Iowa y a pesar de contar con seguro médico proporcionado por la empresa empacadora en la que trabajaban, el Centro Médico Metodista de Iowa en Des Moines procedió a su traslado bajo el argumento de no tener certeza si sería pagado el seguro, pues ninguno contaba con documentos para demostrar su estancia legal en EU.

""El Centro Médico Metodista de Iowa en Des Moines decidió entonces actuar por su propia cuenta. Tras consultar con sus familiares, discretamente trasladó a los mexicanos, ambos en estado de coma, a un avión privado que los llevó a México. Cuando los pacientes se despertaron, estaban a más de 2 mil 900 kilómetros de distancia, en un hospital de Veracruz"", sostuvo la legisladora petista.

En tribuna, indicó que la información de las organizaciones sociales establece que las deportaciones no dependen del Gobierno de Estados Unidos, sino de un sistema implementado por hospitales privados con el objetivo de reducir gastos.

A esto, explicó, ""se le describe oficialmente como repatriaciones médicas, un proceso en el que los hospitales pueden colocar a pacientes en vuelos fletados, aun cuando están inconscientes, las clínicas por lo general pagan el costo de los vuelos. El problema es que todo ocurre en una especie de hoyo negro jurídico. No hay registro de nada"".

En su turno, la diputada panista Adriana González y el priista Leobardo Alcalá repudiaron los hechos, mientras que el diputado del Movimiento Ciudadano, Ricardo Monreal, criticó la política exterior mexicana que encabeza el canciller Dionisio Meade, la que calificó de “gris” e incapaz de resolver estos asuntos.

 — ANGÉLICA MERCADO Y OMAR BRITO