13 de junio de 2014 / 01:57 p.m.

Ciudad del Vaticano.- El Papa Francisco denunció hoy el daño de una "cultura del descarte" en América Latina, que junto con la "economía de la exclusión" y la desigualdad, han creado bolsas de inmensa pobreza en la región.

Esto en un mensaje dirigido a un grupo de obispos integrantes del consejo de administración de la fundación vaticana "Populorum Progressio", que se han reunido estos días en Roma para deliberar sobre el financiamiento a proyectos de desarrollo para indígenas campesinos de Latinoamérica.

Hablando en español, Jorge Mario Begroglio recordó que ya en 1967 el Papa Pablo VI había advertido que "los pueblos hambrientos interpelan hoy, con acento dramático, a los pueblos opulentos". 

"Y hoy me pregunto: ¿Acaso no es aún así ahora? Es así, y tal vez más que entonces, porque las causas del problema no se han eliminado. Y por eso, es siempre necesario que los cristianos se dediquen a la caridad y a la justicia", señaló.

"De igual modo, especialmente los fieles laicos están llamados a participar en los ámbitos sociales, económicos y políticos para favorecer procesos que permitan erradicar las causas de la inequidad", añadió.

Estableció que "el reto es mantener siempre unido el cuidado material y espiritual, para responder así de manera verdaderamente digna a las necesidades de los más necesitados, porque la peor discriminación que sufren los pobres es la falta de atención espiritual". 

Sostuvo que a través de las obras sociales debe tener en cuenta también las obras pastorales, que ofrezcan el horizonte de la vida nueva en Cristo al que sufre y al que tiene sed de justicia.

Esto –recomendó- sin perder nunca el contacto con la vida de la gente, mostrando auténtico amor a cada persona, "como el buen pastor entre sus ovejas", no como funcionarios.

FOTO:

NOTIMEX