NOTIMEX
22 de marzo de 2017 / 03:35 p.m.

LOS ÁNGELES.- Agentes de la Patrulla Fronteriza fueron acusados hoy de abusar sexualmente de dos hermanas indocumentadas de Guatemala tras ser detenidas en la frontera con México.

"Clarita" de 20 años y su hermana de 17, hicieron la denuncia pública este día respaldadas por la Unión de Libertades Civiles de América (ACLU, por sus siglas en inglés).

En una entrevista telefónica Clarita acompañada de los abogados contó la amarga experiencia que se convirtió en una pesadilla cuando fueron tocadas indebidamente por un agente en un cuarto en donde estaban retenidas.

Aseguró que tanto ella como su hermana y de manera separada fueron obligadas a desnudarse ante el mismo agente de la Patrulla Fronteriza, quien les dijo que eso lo hacía como seguridad.

La demanda federal fue presentada este día por abogados de ACLU en contra de la corporación (CBP) y a nombre de las dos jóvenes que ahora radican en Fresno, al lado de su madre.

Las hermanas, no identificadas, tenían 19 y 17 años de edad cuando se perdieron a lo largo de la frontera de Presidio, Texas y Ojinaga, México, el 11 de julio de 2016. Ambas, y otro compañero, un menor, entonces vieron a dos oficiales del CBP y pidieron ayuda por desesperación.

Las hermanas fueron transportadas a una oficina en Presidio, donde afirman que un oficial de la CBP las obligó por separado a entrar en una "habitación tipo armario" antes de obligarlas a quitarse la ropa y agredirlas sexualmente.

Una vez dentro de la pequeña habitación que parecía ser una despensa de alimentos, el oficial cuyo nombre fue citado en reclamaciones federales por agravios presentadas en nombre de las hermanas por ACLU, pidió a la mujer de 19 años que se quitara la ropa.

"El oficial me tomó de la cintura y forzosamente tiró de su ropa interior", de acuerdo con la demanda de agravio.

El oficial ordenó a Clarita que volviera a su celda después del incidente que duró de cinco a siete minutos. Luego esta vio que el mismo oficial llevaba a su hermana entonces de 17 años a la misma habitación, donde abusó de ella y le pidió que no le dijera a nadie lo que había pasado.

Las hermanas, que ahora viven en California con su madre, reportaron el abuso a otro oficial del CBP, de acuerdo con funcionarios de ACLU, quienes dicen que una investigación fue iniciada por la Oficina de Inspector General del Departamento de Seguridad Nacional.

Pero las acusaciones criminales no han sido perseguidas contra el oficial a pesar de la severa angustia emocional que las hermanas continúan soportando, dijeron representantes de ACLU este miércoles.

"CBP debe ser responsable por el abuso sexual de parte de sus oficiales", dijo Angélica Salceda, abogada de ACLU de Northern California. En su declaración, Clarita dijo que el incidente le causó "tanto dolor y tristeza".

"Estoy contando mi historia porque no quiero que nadie más pase por esto", dijo la mujer. "Espero que el oficial sea honesto acerca de lo que hizo y se responsabilice de sus acciones”, indicó.

“Esta es la única manera en que podremos asegurar que esto nunca vuelva a suceder y exigir que aunque no seamos de este país se nos trate con respeto", demandó.

Las reclamaciones de las mujeres fueron presentadas bajo la Ley Federal de Reclamos de Accidentes, que permite a las personas demandar al gobierno federal y buscar daños monetarios. Cada una busca reclamos por lesiones personales de 750 mil dólares, explicaron representantes de ACLU.