21 de mayo de 2014 / 12:56 p.m.

Caracas.- Farmacias venezolanas comenzaron a vender artículos de diversa índole para poder cubrir sus costos operativos, pues casi no reciben medicamentos y la escasez de estos se acentúa, denunció hoy el dirigente gremial, Rafael Fumero.

"Durante el mes de abril la escasez de medicinas se ubicó en más de 50.00 por ciento, lo que debe llamar a la preocupación a las autoridades sanitarias del país", precisó el presidente de la Asociación de Farmacias del Este (AFE).

Fumero destacó que la cifra contenida en el último reporte del Banco Central de Venezuela (BCV), confirmó una realidad que sufren a diario los pacientes cuando van a las farmacias y luego de preguntar por algún medicamento se les informa que "no hay".

"En vista de ello las redes de farmacias que operan en el país se han visto en la necesidad de vender golosinas, refrescos, jugos y toda suerte de bisutería, para poder cubrir sus costos de operación que cada día son más altos", recalcó Fumero.

Resaltó que desde hace meses las cámaras y gremios del sector han advertido que atraviesan una situación de "asfixia" debido a los retrasos en la liquidación de las divisas, lo que impide importar productos terminados, así como materia prima e insumos.

"La Cámara de la Industria Farmacéutica (CIFAR) hizo el alerta público más reciente. En un comunicado de prensa, la organización advirtió que si las empresas no pagaban la deuda a los proveedores aumentarían las dificultades para abastecer el mercado".

Añadió que la prolongación de esta situación y los subsiguientes retrasos en el pago de las obligaciones contraídas en el exterior ha determinado la paralización de nuevos despachos para algunas empresas del sector, por lo que la escasez se ha acentuado.

"De acuerdo a la información que entregaron esas organizaciones a las autoridades la deuda que acumulan los laboratorios y la industria farmacéutica con sus proveedores en el exterior supera los tres millardos de dólares", señaló Fumero.

Precisó que el pago de la misma deuda es la única medida posible para recuperar las líneas de crédito y retomar el normal despacho de productos al país, por lo que solicitó al gobierno nacional celeridad en la cancelación de esta obligación.

Fumero advirtió que si la industria farmacéutica venezolana se paraliza o deja de importar medicamentos por falta de divisas, los perjudicados también serán quienes ejercen su profesión de farmacéuticos detrás de un mostrador.

Recordó que además de esa deuda, el sector salud ha sufrido en los últimos años una reducción en la asignación de divisas. En 2013 las empresas farmacéuticas recibieron 2.9 millardos de dólares, la cifra más baja para el sector desde el año 2009.

NOTIMEX