Eugenia Jiménez 
6 de agosto de 2013 / 08:05 p.m.

 

Ciudad de México • Durante el mes de mayo un salvadoreño y dos hondureños estuvieron secuestrados en una casa de seguridad cerca de las vías del tren en uno de los estados de la ruta migratoria estas personas fueron rescatados por la policía local e hicieron las denuncias correspondientes, sin embargo, el gobierno federal no les ha brindado visa humanitaria, ni tampoco asilo.

Los tres extranjeros fueron secuestrados, torturados y golpeados, las autoridades migratorias que tuvieron conocimiento del caso emitieron un acuerdo en donde se les reconoce como víctimas de un delito, sin embargo, el 29 de mayo los tres fueron ingresados a la estación migratoria “Las Agujas” del Distrito Federal, después de más de dos meses encerrados en este lugar, el gobierno mexicano no ha hecho nada por ayudarlos.

La Ley de Migración establece en su artículo 52, fracción V, inciso a) la posibilidad de obtener un documento de estancia por razones humanitarias cuando se es víctima de un delito. Además, debido a que tienen temor de regresar a sus países de origen por persecución de sus secuestradores, solicitaron se les reconociera la condición de refugiados, pero también les fue negada por el gobierno.

La organización Sin Fronteras quien tiene la representación jurídica del caso, ha solicitado al Instituto Nacional de Migración (INM) como a la Comisión Mexicana de Ayuda al Refugiado (COMAR) que tomen las medidas necesarias para que puedan llevar sus procedimientos en libertad.

Lo anterior con fundamento en lo siguiente:

En casos de personas que se encuentran en estaciones migratorias se establece un procedimiento en el artículo 182 del Reglamento de la Ley de Migración que establece que:

“Una vez que se les haya identificado como víctimas y manifiesten su voluntad de permanecer en el territorio nacional para formular denuncia y dar seguimiento al proceso penal, con independencia del pronunciamiento que en su caso emitan las autoridades ministeriales o judiciales competentes, el Instituto emitirá un acuerdo debidamente fundado y motivado en el que se reconozca su calidad de víctima. Hecho el reconocimiento anterior y una vez que la persona extranjera haya formulado la denuncia ante la autoridad competente, la autoridad migratoria emitirá un acuerdo a través del cual otorgará a la persona extranjera un plazo para que inicie los trámites de regularización de su situación migratoria, en términos de lo dispuesto por el artículo 133 de la Ley y con ello se garantice su acceso a la justicia”.

No obstante lo anterior, el INM ha contestado a la petición de libertad que “se está evaluando su situación para ver si se les puede proporcionar la visa humanitaria en lo que llevan su procedimiento de asilo”.

Los extranjeros temen por su integridad ya que han reconocido integrantes de la banda de secuestradores dentro de la Estación Migratoria.

La situación de los extranjeros es grave porque están privados de su libertad aun cuando fueron víctimas del delito de secuestro, estando expuestos a encontrarse con extranjeros que hayan estado involucrados con el crimen que se cometió en su contra, además de afectar de manera importante su estado mental y psíquico.

Esta privación de la libertad los desmotiva a continuar con su intención de denunciar el delito si el precio es estar detenidos por tiempo indefinido.

En este marco desde Sin Fronteras demanda al gobierno de México: que los 3 extranjeros sean puestos en libertad en forma inmediata. Establecer lineamientos claros para el otorgamiento de las visas humanitarias. Buscar alternativas a la detención para personas que se encuentran en situación especial de vulnerabilidad.