6 de mayo de 2014 / 07:26 p.m.

Ginebra.- La presidenta de la Red de Sobrevivientes de Abusados por Sacerdotes (SNAP), Barbara Blaine, deploró hoy que El Vaticano evada y minimice la responsabilidad sobre acusaciones de pederastia contra sacerdotes.

Luego de escuchar las respuestas de la Santa Sede en su examen ante el Comité de Naciones Unidas contra la Tortura, ofrecido el lunes, Blaine deploró que los líderes de la iglesia “siguen evadiendo las respuestas y siguen escondiendo las cifras” sobre estos casos.

La Santa Sede, de alguna manera, trató de evadir y minimizar su responsabilidad con respecto a casos que siguen sucediendo en la actualidad, señaló.

“No contestaron (ante el comité de la ONU) las preguntas más importantes, no dijeron que iban a entregar y hacer públicos los documentos, no dijeron que iban a entregar a los culpables para llevarlos a juicio”, dijo Blaine en entrevista con Notimex.

El lunes, El Vaticano fue interrogado por miembros del Comité de la ONU contra la Tortura y un gran número de preguntas formuladas por los expertos fueron desviadas o contestadas “a medias” por el representante de la Santa Sede, arzobispo Silvano Tomasi.

Tomasi afirmó que si bien “la Santa Sede no tiene competencia para juzgar a los pederastas fuera del Estado del Vaticano, sí que realiza procedimientos eclesiásticos contra aquellas personas sobre las que pesan abusos a menores".

Reconoció que han sancionado, según el derecho canónico, a tres mil 456 curas, de los cuales 884 fueron destituidos de su “condición clerica” y dos mil 572 relegados “al retiro y la oración”.

Tomasi aseguró que en los casos de sacerdotes que son sujetos a medidas de disciplina canónica por abusos sexuales contra menores ya no son trasladados "como se hacía erróneamente en el pasado (...) la condición es que no estén más en contacto con los niños", subrayó.

Ante las declaraciones del Vaticano, Megan Peterson, una joven víctima de múltiples violaciones sexuales perpetradas por el padre Joseph Jeyapaul, nativo de la India, expresó su decepción.

“Me siento traicionada por ellos en este momento, una vez más he sido traicionada por la iglesia”, dijo Peterson a Notimex.

El Comité de la ONU contra la Tortura preguntó a la delegación del Vaticano sobre este caso en particular, ya que luego que se presentaron cargos legales contra Jeyapaul, el sacerdote fue trasladado a India, donde siguió con sus funciones religiosas y su trabajo con niños.

Peterson, quien forma parte de SNAP, señaló al respecto que “siento que ellos (El Vaticano) tienen el poder de hacer mucho bien y cambiar muchas cosas”.

El Comité de la ONU emitirá sus recomendaciones al Vaticano el próximo 23 de mayo sobre su aplicación de la Convención contra la Tortura dado que equiparan la violencia sexual contra menores como actos de tortura o tratos crueles, inhumanos y denigrantes.

Notimex