NOTIMEX
22 de mayo de 2016 / 04:02 p.m.

Washington.- Unos 22 mil migrantes de Honduras y el Salvador fueron deportados a sus países desde el inicio del año fiscal, en octubre pasado, a la fecha, informó hoy el secretario de Seguridad Nacional de Estados Unidos, Jeh Johnson.

Dijo que las autoridades migratorias de Estados Unidos envían alrededor de 12 vuelos semanales a Honduras y El Salvador con migrantes que han recibido órdenes de deportación.

El funcionario federal emitió un comunicado este domingo para comentar su viaje de dos días, este jueves y viernes, a Honduras y El Salvador, en el que se reunió con los presidentes y otros funcionarios de los dos países.

Johnson dijo estar “impresionado con los esfuerzos que ambos gobiernos hacen para repatriar, reasentar y reintegrar a sus ciudadanos que han sido deportados a domicilio por nuestro país”.

Dijo que “mi mensaje en ambos países fue que nuestras fronteras no están abiertos a la migración irregular o ilegal”.

“Debemos hacer cumplir las leyes de inmigración de Estados Unidos consistentes con nuestras prioridades de control, y vamos a seguir haciéndolo”, señaló Johnson.

El secretario de Seguridad Nacional reiteró que la migración irregular desde Centroamérica a Estados Unidos es una aventura peligrosa e indicó que al igual que los gobiernos de El Salvador y Honduras, Estados Unidos seguirá poniendo de relieve los peligros de la migración ilegal o irregular hacia este país.

Johnson dijo que se trabaja para dificultar la labor de las organizaciones criminales de contrabando, para evitar una mayor explotación de los migrantes y recordó que en los últimos dos años y medio, se han realizado más de seis mil detenciones de contrabandistas criminales.

El funcionario dijo que Estados Unidos ofrece una alternativa, segura, y una ruta a quienes deseen emigrar a través del “Programa de Menores de América Central”.

El programa ha recibido más de siete mil solicitudes y más de mil 100 ya han sido aprobadas para solicitantes en El Salvador, Honduras y Guatemala.

Johnson dijo que se trabaja para aumentar el número de individuos que son capaces de aprobar en virtud de este programa, y para ampliar aún más el procesamiento de refugiados en general en la región.