NOTIMEX
18 de julio de 2017 / 05:48 p.m.

CLEVELAND.- Un inmigrante indocumentado mexicano que había pasado sus últimos 16 años formando una familia en el estado de Ohio, y que nunca cometió un crimen, ni utilizó ningún beneficio del Estado, fue deportado hoy a México.

Jesús Lara López se despidió este martes de su esposa y sus cuatro hijos en el Aeropuerto Internacional de Cleveland, Ohio, momentos antes de tomar un vuelo hacia México, luego de que las autoridades de inmigración le negaron nuevamente su petición para permanecer en este país.

Lara López, de 37 años de edad, había permanecido en Estados Unidos en forma indocumentada desde 2001, trabajando en diversos oficios, incluyendo recolección de cosechas y recientemente, empacando galletas para la compañía Pepperidge Farms en Willard, Ohio.

El mexicano fue detenido por la Oficina de Inmigración y Aduanas (ICE) en 2008, después de que la policía lo detuvo por una infracción de tránsito, pero se le permitió permanecer y trabajar en el país, incluso después de que se emitiera una orden de deportación en su contra en 2011.

Su familia y una docena de simpatizantes acudieron al aeropuerto la mañana de este martes, “para despedirse de un hombre que nunca fue acusado de un crimen en Estados Unidos y que había pasado los últimos 16 años trabajando, adorando y criando a sus hijos nacidos todos en Estados Unidos”, informó el portal del periódico The Plain Dealer.

Al argumentar a favor de incrementar el número de deportaciones, el presidente estadunidense Donald Trump hizo campaña prometiendo eliminar "malos hombres" del país, sin embargo, el ICE no está actualmente limitando sus esfuerzos de deportación a los criminales, sostuvo The Plain Dealer.

"Estos son los momentos más oscuros que he visto como abogado, cuando los mejores y los más brillantes que tenemos que ofrecer son sacados de sus hogares y deportados", señaló David Leopold, el abogado de Lara López, en el aeropuerto.

"Me puse en contacto con el gobernador Mike DeWine, pero no sirvió de nada, este buen hombre está siendo deportado y tengo que preguntar cómo es que esto hace que nuestro país sea más seguro", mencionó.

Lara López abrazó a sus hijos, manteniéndolos cerca hablando en voz baja con ellos en español mientras esperaba a la llegada de agentes de ICE para acompañarlo al avión.

El plan era reunirse con él en la puerta de emisión de boletos y acompañarlo hasta el avión, en lugar de eso, un agente optó por esperarlo más allá del punto de control de seguridad, lejos de las personas que protestaban por su deportación.

En el lugar se encontraba también Lynn Tramonte, directora del grupo de defensa de inmigrantes America's Voice, que ha estado ayudando a Lara López en sus esfuerzos para permanecer en el país.

"No puedo creer que la gente que dirige el gobierno no tiene compasión en absoluto", apuntó. "Sus hijos, que son estadunidenses, tendrán que pasar por la vida sin un padre".

La familia y otros pasaron meses recabando firmas en una petición para permitir que Lara López se quedara en el país. A pesar de haberse recabado más de 34 mil firmas más las súplicas del senador estadunidense Sherrod Brown, el ICE no reconsideró su decisión de frenar la deportación.

Tramonte anunció que America's Voice ha iniciado una página del sitio de recaudación de fondos GoFundMe para ayudar a la familia de Lara López a pagar la hipoteca en su modesto hogar.

Lara López llegó por primera vez a Estados Unidos en 2001 después de que no pudo encontrar trabajo en Chiapas, su estado natal en México. Dijo que necesitaba dinero para mantener a su madre y a sus hermanas porque su padre había muerto cuando él era un bebé.


dat