7 de enero de 2014 / 10:33 p.m.

Nicaragua.- El gobierno nicaragüense redujo el horario laboral para ahorrar energía y hacer más eficientes los servicios a la población, lo cual ha provocado reacciones diversas entre representantes del sector privado y de los sindicatos.

"Lo que buscamos es lograr un ahorro efectivo de energía, a empleados públicos más eficientes y más ágiles, que haya ahorro de combustibles y de todo lo que tiene que ver con servirle a la población", explicó el ministro de Hacienda y Crédito Público de Nicaragua, Iván Acosta, en entrevista al oficialista canal 4 de televisión.

El horario laboral de los trabajadores del Estado de Nicaragua hasta finales de 2013 fue de jornadas que iban entre las 08.00 a las 17.00 horas locales, pero con la orden gubernamental ha pasado de 07.00 a las 13.00.

"Debemos tener la capacidad de lograr una reducción importante en los gastos de energía y así tener nuestras facturas al día", dijo Acosta, quien consideró que con la medida podría ahorrarse al menos un 20% del gasto de ese rubro. No proporcionó el gasto actual.

"Si se llega a reducir la factura energética, si es que se llega a reducir verdaderamente, lo que estamos haciendo es aumentando el costo de las empresas, aumentado la falta de facilitación (de negocio), que ya de hecho es un problema", dijo a los periodistas el presidente del Consejo Superior de la Empresa Privada, José Adán Aguerri.

Esta sería la segunda ocasión que el Gobierno de Ortega aplica la medida de reducción de horario laboral, luego que a mediados del 2007 lo ordenara por primera vez, al recibir el país en una severa crisis energética heredada de la administración del presidente Enrique Bolaños (2001-2006) que provocaba cortes de energía masivos de hasta ocho y diez horas continuas.

Esa medida se mantuvo hasta inicios de 2013, cuando el gobierno informó había una reserva de más de 300 megavatios de energía.

La nueva orden se da en momentos en que Venezuela, el proveedor de petróleo de Nicaragua bajo un esquema de crédito concesional, enfrenta problemas económicos internos y cuando el gobierno de Ortega ha anunciado que un bono de unos 28 dólares que se entrega a los más de 130.000 trabajadores que ganan 200 dólares, ya no será financiado por Caracas, sino que se saldrá de los impuestos del país.

Acosta dijo que la medida no afectará a los agentes económicos del país, porque en las diferentes entidades que tienen que ver con servicios de aduanas, pago de impuestos y desembarque, tendrán oficinas funcionando para evitar trabas y atrasos.

Edgard Blandino un abogado que trabaja en las oficinas de la Contraloría de Nicaragua, opinó que sería una buena medida "si en Nicaragua fuéramos productivos, si dejáramos de venir a hablar, a tomar café y a comer en medio de las horas de trabajo, pero todos sabemos que no es así".

AP