AP
5 de mayo de 2016 / 11:50 a.m.

Canadá.- Un enorme y abrasador incendio avanza en Canadá y este jueves obligó el desalojo de dos comunidades más al sur de la principal ciudad en la región de arenas bituminosas.

Funcionarios del municipio rural de Wood Buffalo fueron notificados de un cambio en los patrones climáticos y no se quisieron arriesgar, por lo que ordenaron el desalojo de Anzac, Gregoir Lake Estates y Fort McMurray First Nation.

El incendio ya ha obligado a ordenar el desalojo de más de 80 mil personas y ha incendiado mil 600 hogares y otras construcciones en Fort McMurray.

Además la provincia de Alberta declaró estado de emergencia.
A primeras horas del jueves, residentes agotados que había dejado Fort McMurray estaban en autobuses que se dirigían a Edmonton después de ser obligados a dejar su albergue temporal en Anzac.

Llegaron ahí la tarde del martes después de ser desalojados de sus hogares en Fort McMurray. Para la mañana del miércoles, el centro recreativo de Anzac era un dinámico albergue lleno de gente, mesas con comida e hileras de camas. Para la tarde, estaba siniestramente silencioso y vacío.

Entre las noticias buenas fue que la planta de tratamiento de agua de Fort McMurray se salvó y Scott Long, de la Agencia de Atención de Emergencias de Alberta, afirmó que el centro de la ciudad se salvó gracias a "esfuerzos sobrehumanos" de los bomberos. No se informó de heridos o muertos debido al incendio.

Pero las imágenes eran devastadoras: camiones, casas y postes de teléfono quemados por completo, con cables colgando como pequeñas cruces de madera.

La primera ministra de Alberta, Rachel Notley, voló para supervisar de primera mano la situación y tuiteó fotos aéreas "desgarradoras" del incendio.

"Hasta ahora, debo decir que la gente ha sido increíble", dijo en la tarde después de visitar a evacuados en el enorme complejo deportivo de Edmonton. "Han sido increíblemente pacientes. Han hecho lo que se les ha pedido. Se enfocan en cuidarse unos a otros, sus familias, sus vecinos".

Temperaturas más altas de lo habitual para la temporada, combinadas con condiciones secas, han transformado el bosque boreal en gran parte de Alberta en un barril de pólvora. Fort McMurray está en el centro de la región de arenas bituminosas de Canadá. Las arenas petrolíferas de Alberta son la tercera reserva más grande de petróleo en el mundo detrás de Arabia Saudita y Venezuela.