AP
30 de marzo de 2016 / 08:36 a.m.

Paris. — La policía evacuó el miércoles a casi un millar de migrantes de un campamento improvisado cerca de una estación de metro en el noreste de París, mientras cientos de personas cruzaron desde Turquía a Grecia pese a los esfuerzos de la Unión Europea para frenar su llegada.

El desalojo de París fue pacífico y las autoridades ofrecieron a los migrantes alojamiento temporal y ayuda con sus solicitudes de asilo, explicó el Ministerio del Interior en un comunicado.

Entre los afectados por esta medida había ciudadanos de Eritrea, Etiopía, Sudán y Afganistán, que llevaban semanas viviendo bajo las vías del tren elevado.

Migrantes metro en Paris
Durante el año pasado, Francia recibió menos refugiados sirios u otro tipo de migrantes que Alemania y otras naciones. | AP
Migrantes metro en Paris
Un nuevo pacto entre la Unión Europea y Turquía entrará en vigor la próxima semana para frenar el flujo migratorio. | AP

La autoridad de tránsito de la capital francesa cerró la estación de metro de Stalingrado durante la operación. En los últimos años, en la zona se han asentado varios campos de migrantes que son retirados periódicamente.

"La calle no debe ser un refugio" para la gente que huye de la persecución, dijo el ministerio, que calificó la evacuación de necesaria para el orden y la salud públicos y por motivos humanitarios.

Durante el año pasado, Francia recibió menos refugiados sirios u otro tipo de migrantes que Alemania y otras naciones más al este, pero ha registrado tensiones en torno al puerto de la ciudad de Calais, en el norte del país, donde se congrega un buen número de migrantes que buscan cruzar a Gran Bretaña.

Mientras, en el origen de la ruta migratoria europea, las islas griegas, la llegada de refugiados parece aumentar de nuevo coincidiendo con la mejora de las condiciones climatológicas.

Según las cifras presentadas por el gobierno griego el miércoles, 766 personas llegaron a las islas de Lesbos, Samos, Chios y Kos en el plazo de 24 horas (hasta la mañana del miércoles). Esto es casi el triple que en jornadas anteriores, cuando las condiciones climáticas eran peores.

En Turquía, la guardia costera dijo haber rescatado a docenas de migrantes, en su mayoría sirios, que intentaban llegar a Grecia en una balsa neumática. Y ante la costa de Libia, un barco de combate alemán rescató el martes a docenas de personas que intentan cruzar el mar Mediterráneo desde el norte de África a las islas del sur de Italia.

Un nuevo pacto entre la Unión Europea y Turquía entrará en vigor la próxima semana para frenar el flujo migratorio que llega al viejo continente.