6 de marzo de 2014 / 09:39 p.m.

Bogotá.- Los negociadores del gobierno colombiano con las FARC descalificaron hoy el lenguaje del grupo rebelde contra el ministro de Defensa, Juan Carlos Pinzón, lo que podría alejar el objetivo de la paz.

El jefe del equipo negociador, Humberto de La Calle, sostuvo que "en vez de crear un ambiente favorable a la paz, las FARC con su lenguaje desmedido están minando la confianza y creando obstáculos para el buen suceso y trabajo de la mesa de conversaciones".

Advirtió que el proceder de los negociadores de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) parece estar “orientado a impedir los avances de las conversaciones” de paz, que se llevan a cabo en La Habana, Cuba, desde noviembre de 2012.

"¿Cómo interpretar si no sus palabras en esta ocasión contra el ministro Pinzón y hace unos días contra las Fuerzas Militares? ¿Cómo contribuye eso a la buena marcha de las conversaciones que requieren de un clima de respeto?", cuestionó De La Calle.

Al finalizar una de las sesiones de trabajo en La Habana, el funcionario indicó que el gobierno colombiano no pretende que "las FARC compartan nuestras posiciones. Nosotros no compartimos muchas de las suyas".

"De lo que se trata es de avanzar sobre aproximaciones en torno a la agenda pactada, para buscar un acuerdo para ponerle fin al conflicto, sin que ninguna de las partes abandone sus ideas ni su visión de sociedad", apuntó.

De La Calle recordó que "la semana pasada, no aceptamos que desde este escenario de paz (La Habana), las FARC se conviertan en jueces de las instituciones y los funcionarios. No, no lo son".

"Si las FARC lo que pretenden es participar en debate público, lo que deben hacer es menos declaraciones y más acuerdos. Avanzar con agilidad hacia un acuerdo para terminar el conflicto y mostrar compromiso con los valores y procedimientos de la democracia", apuntó.

Reiteró que el gobierno colombiano está unificado para "este esfuerzo por la paz, que se expresa en nuestro trabajo en la mesa de conversaciones".

"Estos infortunados pronunciamientos de las FARC nos están alejando del propósito de paz y reconciliación que buscamos en estos diálogos", alertó.

La delegación negociadora del gobierno "no caerá en el juego que pretenden montarnos las FARC de convertir la mesa de conversaciones en un ring de boxeo. No es el propósito de estas conversaciones", reiteró.

Convertir este escenario de búsqueda de paz y reconciliación “en un escenario más de guerra, en esta ocasión de una guerra verbal, como parece ser el propósito de las FARC, es algo a lo que el gobierno no está dispuesto ni es el propósito de esta mesa de conversaciones”, dijo.

Afirmó que “el gobierno no transitará este camino absurdo (...) aquí estamos buscando entendimientos en medio de posiciones distintas. Queremos la reconciliación, el fin del conflicto, el fin de las muertes y de la violencia”.

Es a partir del fin del conflicto interno cuando los colombianos podrán alcanzar la “tan anhelada paz que es el propósito supremo de este esfuerzo. Para eso estamos aquí, para avanzar con prontitud en las conversaciones, y para nada más”, enfatizó De La Calle.

El gobierno del presidente Juan Manuel Santos y las guerrillas de las FARC negocian una salida política a más de cinco décadas del conflicto interno.

Notimex