4 de septiembre de 2013 / 01:58 a.m.

Guerrero • La Coordinadora Estatal de Trabajadores de la Educación de Guerrero (CETEG) ratificó su determinación de no acatar las disposiciones contenidas en la reforma educativa federal, pero aclaró que de momento no hay condiciones para que en esta entidad estalle un paro laboral indefinido.

Gonzalo Juárez Ocampo, secretario general de la CETEG reconoció que el gobierno federal y las cámaras que integran al Congreso de la Unión tienen la consigna de sacar adelante todos los ordenamientos contenidos en la reforma educativa, por lo que a pesar de las movilizaciones que se impulsen no van a dar marcha atrás.

Expuso que en el caso de Guerrero solamente hay mil profesores disidentes en las acciones que se despliegan en el Distrito Federal, lo que implica sólo una comisión representativa.

Reconoció que en Guerrero no hay condiciones para impulsar un movimiento como el que se desarrolla en la capital del país, aunque no descartó la posibilidad de que se llevan a cabo algunas actividades para manifestar solidaridad.

Juárez Ocampo explicó que en Guerrero la lucha se dará desde las aulas, lo que no implica renunciar a la movilización en momentos claves.

"Ya lo dijimos, ante leyes injustas que trastocan los derechos humanos vamos a oponernos, tenemos todo el derecho a desobedecerlas y eso vamos a realizar".

A pregunta expresa, explicó que la CETEG impulsará su proyecto de educación denominado escuela altamiranista, implementará sus propios métodos de evaluación y otras acciones que deslegitimarán la reforma.

"Aunque la impongan, nosotros les vamos a demostrar que en los hechos su reforma nacerá muerta; sabemos que habrá sanciones administrativas y de todo tipo, pero el magisterio disidente tiene la fuerza suficiente para enfrentar y correr esos riesgos", aseveró.

El dirigente de la CETEG señaló que en el caso de Guerrero, las autoridades educativas están conscientes de que lo aprobado en la reforma daña severamente a la población escolar y al magisterio, por eso es que el camino a seguir será el de la desobediencia.

ROGELIO AGUSTÍN ESTEBAN