9 de abril de 2013 / 04:22 p.m.

Ciudad de México • El diputado federal de Movimiento Ciudadano, Ricardo Monreal, dijo estar agradecido con el gobierno encabezado por Enrique Peña Nieto, luego de que la PGR frustrara un presunto atentado en contra de él y su hermano, David Monreal, pero descartó que esto signifique la entrega de un cheque de cambio sobre su postura política.

“"Reconocí la labor oportuna, pero no puede ser un cheque de cambio a que mi posición diga ahora ‘sí ya se acabó todo, está muy bien’. No, porque las condiciones del país de inseguridad, de corrupción de pobreza, de lo de los maestros. No puedo estar a favor de que se siga saqueando al país, no puedo estar a favor de la simulación y regímenes autoritarios"”, dijo el legislador

“"Mi vida personal no es nada frente a lo que el país necesita"”, agregó.

Entrevistado por Carlos Loret de Mola en Primero Noticias, el también ex coordinador de la campaña presidencial de Andrés Manuel López Obrador evitó nuevamente entrar en especulaciones sobre su caso y argumentó que no quiere caer en irresponsabilidades.

Sin embargo, Monreal dijo que lo que desea es saber cuál era el móvil de la agresión planeada en su contra.

“"Me gustaría que se aclarara, eso sí es una exigencia. Cuál era el móvil, por qué tanto odio. Porque yo no soy un hombre que daña, bueno a lo mejor sí daño con mis posiciones políticas"”, demandó.

A pregunta expresa respecto a la presunta implicación y detención del empresario zacatecano Arturo Guardado, el legislador izquierdista admitió conocer a su familia y dijo creer que sí se encuentra entre los detenidos por la PGR.

¿Él está detenido no?

“"Arturo, creo que sí, no tengo la información, creo que la autoridad tendrá que expresar"”.

Ricardo Monreal, también líder parlamentario de Movimiento Ciudadano en la Cámara de Diputados, contó que dos días antes de la detención de los presuntos implicados, el titular de la Segob, Miguel Ángel Osorio Chong, lo contactó para informarle.

“"Estoy seguro que era real"”, mencionó.

El legislador negó tener enemigos, pero sí adversarios: “"Sí soy un opositor duro desde hace muchos años, pero no tengo ese nivel de enemigos"”.

Y lamentó que, si se hubiera perpetrado el ataque, “"dirían o que fue el gobierno, por ser de oposición, o que estaba vinculado con el narco"”.

REDACCIÓN.