notimex
28 de marzo de 2016 / 04:28 p.m.

Estados Unidos.- El tiroteo en el Congreso fue un “acto criminal” provocado por un sujeto que había tenido contacto previo con la policía, quien fue herido, sometido a una cirugía y se desconoce su estado de salud, señaló el jefe de la Policía del Capitolio, Matthew Verderosa.

“No tenemos razón para creer que esto fue algo más que un acto criminal”, señaló Verderosa en una improvisada rueda de prensa en la colina del Capitolio estadunidense. “Este fue acto de una sola persona”.

Verderosa señaló que el incidente ocurrió a las 14:39 horas locales (18:39 GMT) cuando el atacante, quien fue identificado por la policía como un varón, trató de ingresar al Centro de Visitantes y se activó uno de los sensores en un retén de seguridad ante la presencia de un objeto metálico.

Cuando el sujeto desenfundó su pistola, fue repelido por la policía del Capitolio y herido.

De inmediato fue trasladado a un hospital y se recuperó una pistola en la zona de retenes. Una turista de 35 a 40 años resultó herida accidentalmente sin lesiones de gravedad, aunque en principio se reportó erróneamente que un policía había sido herido.

Extraoficialmente el atacante fue identificado como Larry Russell Dawson, de 66 años, originario de Tennessee.

Verderosa señaló que el sujeto había frecuentado el Capitolio con anterioridad. Las cadenas televisivas indicaron que el atacante había protagonizado un incidente en el pleno del Senado en octubre pasado.

El Centro de Visitantes es un complejo subterráneo que se comunica con los edificios centrales de la Cámara de Representantes y del Senado.

Aunque ambas cámaras se encuentran en receso por la temporada de Semana Santa, el Centro de Visitantes estaba repleto de turistas, toda vez que el edificio de mármol del Congreso es una de las principales atracciones turísticas de Washington.

Imágenes filmadas por teléfonos celulares de turistas que visitaban el Congreso mostraron escenas de pánico y confusión entre la multitud.
La Casa Blanca fue cerrada temporalmente poco después de que el presidente Barack Obama y su esposa Michelle encabezaron la ceremonia tradicional de los huevos de Pascua, antes miles de invitados a la residencia ejecutiva.

Tanto la Casa Blanca como el Capitolio fueron reabiertos por la tarde, pese a lo cual continuaba la movilización policial.

La Policía del Capitolio indicó que toda la información es preliminar y que agencias federales pusieron en marcha una investigación criminal del incidente.