16 de octubre de 2013 / 08:16 p.m.

México.- La aplicación de impuestos en los refrescos no solucionará el problema de la obesidad infantil, consideró el director de Análisis de Riesgos del Centro Nacional de Políticas Públicas de Washington, Jefferson Stier.

Aseguró que la experiencia internacional en lugares como Nueva York y Dinamarca demuestran que establecer impuestos a los bebidas azucaradas no funciona para disminuir el consumo, porque la gente "encuentra la manera de darle la vuelta al gravamen".

En ese sentido es necesario cambiar el enfoque de la prohibición a la ayuda, así como considerar la obesidad infantil como un problema de salud y no como un tema de impuestos.

El gobierno, las empresas de alimentos, las organizaciones no gubernamentales, las escuelas y la sociedad en su conjunto deben dejar de acusarse mutuamente y, por el contrario, trabajar en coordinación para asegurar las mejores condiciones para la salud de los niños.

El investigador señaló que la obesidad lleva un componente de enfermedades degenerativas como la diabetes e incluso el cáncer, por lo cual es urgente que el problema se atienda desde una perspectiva integral de salud.

Stier recordó que Michelle Obama, la esposa del presidente de Estados Unidos, estableció en esa nación una campaña denominada "Muévete", que pone énfasis en que los niños hagan ejercicio y cuenten con lugares seguros para ello.

Y es que más allá de informar a los consumidores sobre la cantidad de calorías de los alimentos, lo más importante no es moderar la ingesta sino quemar las calorías que se ingieren, lo cual sólo se puede lograr a través del ejercicio.

Por ello Jefferson Stier propuso que cada uno de sectores de la sociedad hagan su parte para garantizar el acceso a una alimentación sana, información adecuada, agua potable y lugares seguros para que los niños hagan ejercicio y tengan un nivel de vida sano.

Notimex