3 de junio de 2014 / 12:34 p.m.

Los Ángeles.- Las tres niñas que supuestamente fueron acuchilladas hasta la muerte por su propia madre el mes pasado fueron sepultadas ayer en una emotiva ceremonia a la que asistieron familiares y amigos. Las pequeñas, Sophia, de 2 años y medio; Yazmine, de 16 meses; y Xenia, de 2 meses, fueron encontradas sin vida el 20 de mayo junto a su madre, Carol Ann Coronado, que estaba recostada en la misma cama, desnuda, ensangrentada y con un cuchillo en la mano con el que se supone se provocó algunas heridas. La semana pasada, Coronado se declaró no culpable del asesinato de sus tres hijas. La mujer, de 30 años de edad, también enfrenta otro cargo por el intento de homicidio de su propia madre, Julie Piercey, quien la encontró en la recámara al lado de sus tres hijas ensangrentadas. Durante el funeral de las pequeñas hubo música de mariachi mientras los tres féretros adornados con rosas y caléndelus roja y púrpuras se alineaban frente a unos 250 asistentes presentes en una misa realizada en una iglesia de Gardena. El padre de las menores, Rudy Coronado, quien al momento de la tragedia, estaba afuera de su casa trabajando en un auto, se sentó ayer al frente de la iglesia, vestido todo de negro y con una rosa roja en su camisa. Luego del servicio religioso, los pequeños ataúdes fueron llevados al cementerio Green Hills Memorial Park en Rancho Palos Verdes, que donó los costos funerales a la familia conmovido por la tragedia. Durante el entierro, el padre de las menores soltó mariposas y tres palomas al aire en representación de sus tres hijas, reportó el periódico Daily Breeze.

FOTO: Especial

TELEDIARIO DIGITAL