28 de mayo de 2014 / 09:12 p.m.

Los Ángeles.- Para realizar grandes obras de infraestructura, familias enteras han sido desplazadas de sus hogares en las ciudades brasileñas sedes de la Copa del Mundo, que se inicia el 12 de junio.

Aunque se dice que autoridades brasileñas indemnizaron a los propietarios de las casas expropiadas, muchos han denunciado que se les pagaron sumas inferiores al valor real y ahora viven en peores condiciones.

"Yo había construido mi futuro, que era mi casa, con mucho esfuerzo. Y de repente ellos vienen y nos hacen perder todo. Derribaron lo que era nuestro sin pedir ningún permiso. Lo que me dieron no es ni la mitad del valor de la casa y no alcanza para comprar otro inmueble", dijo a la BBC Jerónimo Sebastiao de Oliveira, uno de los afectados de la localidad de Camaragibe, área metropolitana de Recife, en el estado de Pernambuco.

En dicha zona, el gobierno de Pernambuco lleva a cabo dos obras de infraestructura para facilitar el acceso al estadio Arena Pernambuco, donde se jugarán cinco partidos del Mundial.

Aproximadamente un centenar de casas se expropiaron en Pernambuco, donde la Procuraduría General ha atendido a los afectados con indemnizaciones que van desde mil 350 hasta 135 mil 400 dólares, de acuerdo a una evaluación del terreno y la regularización del inmueble.

FOTO: Reuters

TELEDIARIO DIGITAL