Redacción y Miriam Castillo 
30 de julio de 2013 / 02:20 a.m.

 

Ciudad de México • El presidente Enrique Peña Nieto destacó el gran amor y la lealtad a toda prueba que tienen por el país cada uno de los integrantes de la Armada de México, en la ceremonia en honor a los marinos muertos en Michoacán el domingo.

El jefe del Ejecutivo expresó su pésame a todos los familiares, amigos y compañeros de armas del vicealmirante Carlos Miguel Salazar Ramonet y del segundo maestre Francisco Ricardo Hernández Mercado.

“Estos dos grandes marinos son una pérdida profunda para la nación. Justamente la semana pasada acompañé a los nuevos guardiamarinas de la Heroica Escuela Naval Militar en su graduación”, indicó en la ceremonia realizada en la Secretaría de la Marina.

El presidente Peña Nieto indicó que ambos trabajaron para cumplir la misión que les fue encomendada para servir a la nación y es gracias a hombres institucionales, profesionales y decididos, como ellos, que México es un gran país.

Aseveró que sólo mexicanos con grandes virtudes deciden estar e incorporarse a las fuerzas armadas y en ellas dar cauce a su valor, a su lealtad y a su honor.

"Muchos de los mejores hijos de la nación sirven a México desde las Fuerzas Armadas, con pasión defienden nuestra soberanía nacional, con gallardía protegen nuestra integridad territorial y nuestras instalaciones estratégicas".

Garantiza derechos constitucionalesEl jefe del Ejecutivo aseguró que es deber del gobierno garantizar los derechos que establece la Constitución y advirtió que en todos los rincones del territorio nacional debe prevalecer la seguridad y la tranquilidad para la población.

“Nuestro compromiso es asegurar la libertad de tránsito, así como todos los derechos que establece nuestra Constitución. Para lograrlo, contamos con un sólido pilar, que son nuestras Fuerzas Armadas, a las que hoy reitero mi mayor solidaridad y respaldo”, expresó el mandatario.

En tanto, el titular de la Marina, Francisco Soberón Sánz, advirtió que la muerte del vicealmirante refuerza la convicción de luchar contra las actividades ilícitas, y así devolverle a la Nación la tranquilidad a la que tiene derecho.

“La Nación reconoce y elogia a mexicanos como ellos, quienes en desventaja numérica hicieron frente con valentía al cobarde atentado perpetrado por la delincuencia organizada. Su arrojo, al enfrentarlos, salvó las vidas de sus acompañantes, y permitió dar tiempo a que llegara el apoyo de nuestros hermanos del Ejército Mexicano”, dijo Soberón.

Además, reiteró el apoyo para los familiares y aseguró que contarán con el apoyo de la institución.