AP
3 de agosto de 2016 / 06:46 a.m.

COLOMBIA.- Las autoridades colombianas reportaron el martes la destrucción de 104 laboratorios para el procesamiento de cocaína en un operativo que la policía nacional consideró un golpe histórico al narcotráfico.

"En cinco días que hicimos de operación en esta zona (de los departamentos de Meta y) Guaviare destruimos 104 laboratorios al servicio del narcotráfico, del (narco paramilitar) Clan Usuga" y en regiones de influencia de la guerrilla de las FARC, explicó a The Associated Press el general José Angel Mendoza, comandante de la policía antinarcóticos.

Los laboratorios destruidos, según el alto oficial, tenían capacidad para producir trimestralmente entre 25 y 30 toneladas de cocaína.

Parte de los operativos se desarrollaron en los municipios de Calamar, Miraflores y El Retorno. En los laboratorios fueron encontradas dos toneladas de cocaína.

De acuerdo con Mendoza, la droga salía de Colombia por Brasil, luego continuaba a Venezuela y finalmente llegaba a Europa.

Hubo tres detenidos que fueron puestos a disposición de la Fiscalía General.

La policía antinarcóticos contó con el apoyo de la fuerza aérea colombiana y el gobierno británico.

En el último mes, recordó Mendoza, hubo otras dos grandes operaciones en las que se destruyeron 116 laboratorios para el procesamiento de drogas en el noreste y en el sur del país.

"Seguiremos atacando con todo al narcotráfico, en todas las zonas", agregó el general. 

En lo que va del año han sido destruidos 3.800 laboratorios en todo el país y la policía antinarcóticos ha decomisado 123 toneladas de cocaína.

El Clan Usuga es la organización criminal más temida en la actualidad y por la ubicación de su máximo cabecilla Dairo Antonio Usuga, alias "Otoniel", las autoridades de Estados Unidos ofrecen una recompensa de hasta cinco millones de dólares.

Desde fines de 2012 el gobierno y las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia llevan adelante en Cuba un proceso para tratar de poner fin a más de medio siglo de hostilidades.

Las partes acordaron una lucha conjunta contra el narcotráfico en el evento de que alcancen un acuerdo de paz.