AP
31 de mayo de 2016 / 05:20 p.m.

Arizona.- Un brote de sarampión que comenzó con una persona recluida en un centro federal de detención de inmigrantes, en la parte central de Arizona, aumentó a 11 casos confirmados, dijeron el lunes las autoridades.

De los infectados en el Centro de Detención de Eloy, siete son detenidos y cuatro, empleados del lugar, dijo el portavoz de Servicios de Salud del condado Pinal, Joe Pyritz.

La instalación, administrada por una compañía privada, ha dejado de recibir a nuevos detenidos y tampoco libera a quienes estén recluidos en ese lugar.

Las autoridades de salud del estado y el condado dijeron que procuran impedir nuevas infecciones mediante el aislamiento de los enfermos, la vacunación de detenidos y la identificación de personas que estuvieron en lugares visitados por los cuatro empleados que también enfermaron.

El brote comenzó con un inmigrante infectado al que se trajo a la instalación y contagió a un empleado, que estaba vacunado pero enfermó de todas maneras. Las autoridades de salud emitieron el jueves la primera advertencia sobre los dos casos iniciales.

Las autoridades de salud han identificado 14 lugares en los condados Pinal y Maricopa donde los empleados que se contagiaron pudieron haber expuesto a otras personas, incluidas tiendas, restaurantes y un casino. He aquí la lista: http://1.usa.gov/1OYMzYh .

El Departamento de Servicios de Salud de Arizona colabora con autoridades del condado con el fin de identificar a las personas expuestas afuera del centro de detención.

También exhortaron a las personas que hubieran visitado alguno de los lugares señalados a que acudan a la autoridad y estén alertas a los síntomas del sarampión, como fiebre, ojos rojos y llorosos, tos y goteo nasal, seguidos de erupciones abultadas rojas y con manchas.

Las erupciones comienzan en la cara sin invadir el cuero cabelludo, se extienden al resto del cuerpo y pueden durar cinco o seis días.

"Las personas que presenten erupciones y fiebre deben llamar a sus proveedores de atención de salud o al departamento de emergencias antes de ir a informarles que pudieran tener sarampión", dijo la doctora Cara Christ, directora del departamento estatal de salud, en un comunicado. "Es vital contribuir a que se ponga freno a una mayor propagación de la enfermedad".

El sarampión es una enfermedad causada por un virus, es altamente contagiosa y prevenible mediante vacuna; los síntomas pueden presentarse hasta 21 días después de la exposición.

Las vacunas funcionan en el 95% de los casos, declaró Pyritz, y el bajo número registrado en el centro de detención con cupo para más de 1.500 detenidos muestra su eficacia.

El primer empleado que enfermó estaba vacunado, dijo Pyritz.

"Hay muchas personas que han estado expuestas y después hemos tenido algunos casos" en la inmunidad, declaró Pyritz. "No muchos, pero unos cuantos", agregó.

Una mujer en el estado de Washington murió de sarampión la primavera pasada, en el primer fallecimiento causado por la enfermedad en Estados Unidos desde 2003.

El brote en el estado de Washington siguió al ocurrido a finales de 2014 en Disneyland, en California, que provocó una intensa polémica nacional sobre la obligatoriedad de las vacunas a niños de las escuelas, a las que se oponen algunos padres.

En aquel brote enfermaron más de 140 personas en Estados U, México y Canadá sin que se informara de fallecidos.